Congreso Velo-city: ¿integración o segregación de las bicicletas?

Posted on 22 junio 2005. Filed under: Paris | Etiquetas: , |

Cuando estuve en el Velo-City de París, en 2003, todavía comulgaba con la rueda de molino de los carriles bici, así que no presté ninguna atención al tema en las sesiones. Esta vez he ido a Dublín dispuesto a tomarle el pulso al problema en cualquier oportunidad que tuviese (De hecho, tenía la esperanza de encontrar en el congreso a alguno de los más notorios carrilbicistas españoles pero, vaya por Dios, solo había gente razonable que, incluso favorable a las vías segregadas, estaban dispuestos a explorar los aspectos oscuros del totem rojo).

Lo primero a notar es que el tema de las vías segregadas (en cualquiera de sus nombres: bike lanes, cycle tracks, segregated facilities) es completamente marginal respecto a las ciento y pico ponencias y posters del congreso (excepto en un poster / exposición del Dublin Cycling Campaing (DCC), dedicado precisamente a documentar las salvajadas que reciben el nombre de “Cycle Tracks” en Dublín). Algunas ponencias trataban el tema de la segregación conjunta de las bicis con los buses (el “carril bici-bus”), y al menos una de éstas se centraba en los problemas de seguridad y diseño que el concepto de “carril bici-bus” produce. Había también una ponencia sobre sendas ciclables en Perth (Australia) y otra sobre las vías verdes en Barcelona, pero todas esas (aunque a los carrilbicistas les encanta mencionarlas junto con su mierda roja) no son vias segregadas.

Hubo también un debate (que me perdí) que con el inocente título de “trabajar juntos en problemas comunes” puso mano a mano a una representante del “modelo holandés” (vias segregadas a tutiplén) con un miembro del DCC. La descripción del debate en el programa del congreso no deja lugar a dudas de que se preveía “calentito”, y sabiendo como sé ahora la posición de los chicos del DCC sobre la mierda roja, estoy seguro de que tuvo que ser emocionante.

Por otra parte, un número interesante de ponencias mostraban una posición “blanda” de “dejar atrás” o “obviar” el tema de las V.S. como si fuesen una de esas cosas que, bueno, están ahí, pero de las que no es muy elegante hablar. Esas ponencias estaban dedicadas a alternativas a las vías segregadas y a políticas centradas en la integración. Algunos ejemplos:

– Ponencia sobre “infraestructuras invisibles” dirigidas a integrar la bici sin ni siquiera mencionarla en absoluto. Excelente. Por supuesto, ninguna de las infraestructuras tratadas se dirigía a la segregación de las bicis.

– Estupenda ponencia sobre el concepto de “Calles completas” (Complete Streets) muy reveladora para mí: ilustraba muy bien la idea de que una calle que no es adecuada para la bici padece alguna “enfermedad” que no se cura con un carril bici.

– Una sesión completa dedicada a “Interacción entre las bicis y el tráfico en los cruces y rotondas”. (¡Toma ya!). Los carrilbicistas se lo pasan estupendamente marcando en los mapas rayas rojas para su “red básica de vías ciclistas” y haciendo como que los cruces (que es donde realmente se juegan el órdago los ciclistas urbanos) no existiesen. Eso adquirió tintes cómicos en la presentación del alcalde de París, dedicada a fardar de los maravillosos avances de su ciudad en los últimos dos años: mostraba un mapa de las vías ciclistas de París (segregadas o no), con unos “puntos negros”. Puso una foto de uno de los “puntos negros” sobre los que confluían varios carriles bici: era la Place de l’Étoile (un lugar completamente inmanejable desde un planteamiento segregacionista); el alcalde lo resolvió diciendo risueño: “Para este tipo de puntos todavía tenemos que encontrar solución”.

– Ponencia sobre estrategias pro-bici en Sandnes, Noruega, en la que las vías segregadas brillaban por su ausencia, y en la que sí que había una lista entera de ideas que los carrilbicistas están demasiado ocupados para considerar.

– Dos ponencias, dos, en distintos momentos del congreso, sobre “circulación integrada” (“Sharing Road Space”); una de Velo Quebec, y la otra del “Departamento de Integración del tráfico” de Victoria, Australia. Me las perdí: uno no puede estar en todos los sitios.

– Ponencia sobre “Líneas adelantadas de detención para bicis”… para bicis que circulan con el tráfico, se entiende.

– Ponencia sobre diseño integrador de calles residenciales.

Otras ponencias atacaban directamente las políticas basadas en la segregación:

– Una ponencia demoledora de Rod King, del Warrington Cycling Campaign (WCC), comparando las políticas de segregadoras de Warrington con las integradoras de Hilden (Alemania). Según decía Rod, la experiencia de Hilden ha cambiado por completo el modo en que el WCC plantea su activismo ciclista.

– Un debate sobre integración: “Should cyclists be able to cycle anywhere in the city?” con una ponencia de André Pettinga, consultor holandés, clamando: “¡No copieis el ejemplo de Holanda!”, y otra ponencia vitriólica del Dublin Cycling Campaing respecto a las flamantes vías segregadas de Dublín.

Y muchísimas ponencias se concentraban en aspectos completamente perpendiculares al espítitu segregacionista español, que está esperando a que ponan los carriles bici para hacer alguna otra cosa:

– Una sesión completa de ponencias sobre promoción de la bici a través de la educación.

– Una sesión completa sobre “ir en bici a la escuela” en la que (al menos en los resúmenes: yo no asistí) ni siquiera se mencionan las vías segregadas.

– Ponencia sobre programas de promoción de la bicicleta en empresas.

– etc…

Aparte de esto, el problema de la segregación surgió en varios debates en los que yo estuve presente, incluso en ponencias que no tenían relación directa con ello. Me resultó especialmente conmovedora la intervención de una chica que estaba participando en el diseño de la “red de vías ciclistas” en Londres, y que sin embargo (y lo decía así, con toda candidez) veía una cantidad suficiente de problemas como para no estar en absoluto segura de que “ese fuera el camino”.

También se percibía cierta correlación entre la posición de cada asistente y su enfoque de las vías segregadas:

Así está cada cual

A decir verdad, la presentación de Enrique Peñalosa sobre la evolución de Bogotá fué estupenda: parece realmente haberle dado la vuelta a la ciudad, no solo en el tema de las bicis. Lo que a mí me chirriaba es que (dado que estábamos tratando de bicis, y quizá queriendo parecer moderno y “uropeo”), partía del hecho de que la bici era el único vehículo accesible a buena parte de la población y hablaba de la “construcción de vías ciclistas” cuando algunas veces lo que habían hecho era simplemente asfaltar las puñeteras calles (a veces reservándolas para las bicis). Se hacía dificil ver qué combinación de vías segregadas + vías integradas + vias exclusivas había en Bogotá… Viendo sus fotos a la vez que se oía su discurso, Peñalosa parecía muy “carrilbicista” de palabra, pero resultaba mas bien “carrilcochista” de obra… y por sus obras los conocereis. ;-). En fin: queda la incógnita.

Un artículo sobre Peñalosa y su labor en Bogotá: http://www.yesmagazine.org/article.asp?ID=615

Otro artículo sobre Peñalosa, en Bicitekas: http://www.bicitekas.org/proyectobogota/penalosa.html

Txarli

Carril Bici NO
Toda la calle es nuestra.

enlace | Home

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: