Valencia, es la tierra de las flores, de la luz y de las amorosas aceras-bici.

Posted on 4 noviembre 2005. Filed under: Valencia | Etiquetas: |

He estado unos dias en Valencia. Gorroneé una bici, sobre todo por puro pragmatismo, pero también por el placer de rodar por una ciudad nueva, y un poco por mi interés en explorar los límites reales del ciclismo urbano integrado: ¿hay alguna situación, alguna calle, que no sea abordable con un ciclismo vehicular, en la que la segregación sea preferible a la integración? Si la hay, tampoco en Valencia la he encontrado.

Image hosted by Photobucket.com
Una bici estupendamente maqueada, con su correspondiente octavilla de CiudadCiclista. 😉

Es sabido que Valencia es plana como una mesa de billar, una delicia ciclista. Llegué a la ciudad con algo de miedo: tenía noticias de que los valencianos eran bastante desaprensivos como conductores. Sin embargo, me he sentido muy cómodo con la bici: rodando estrictamente por el centro del carril que elegía en cada momento, el tráfico me ha parecido menos agresivo que en Madrid. La peculiaridad más peligrosa de la red viaria son algunas falsas rotondas plagadas por dentro de semáforos sorpresivamente ubicados que me salté un par de veces sin darme cuenta, hasta que entendí cómo funcionaba el tema. Y la manía más tontorrona de los automovilistas valencianos es la de arrancar sus coches dos segundos antes de que el semáforo se ponga en verde… ¿Cuanto tiempo se creerán que ahorran?

La ciudad tiene muchísimos carriles bus-taxi sin separación física de los carriles generales, y la gente los respeta bastante (tantos carriles bus-taxi provocan configuraciones peculiares en los semáforos, que se ponen en verde para adelante, pero en amarillo para girar a la derecha: curiosidades de la segregación). Por supuesto, decidí respetarlos yo también, así que me encontré a menudo rodando entre los coches por el segundo o tercer carril, con un carril vacío a mi derecha, por el que de vez en cuando nos adelantaba un taxi o un bus. Tuve los incidentes estándar: el impaciente que te pita, el taxista cretino que te adelanta afeitándote el codo para llegar antes que tú al semáforo en rojo… el más gracioso fué un tipo que me adelantó invadiendo el carril bus-taxi a mi derecha, a la vez que me pitaba (aparentemente por no invadirlo yo para apartarme de su camino, je je je), sin embargo, también tuve los episodios ya habituales de buen rollito con diversos conductores, encantados de encontrarse un ciclista que les mira sonriendo, les trata de igual a igual, señaliza con antelación lo que va a hacer y juega respetando las reglas, en vez de intentar colarse por todos los huecos como una lagartija autista en medio de paquidermos. En general, la sensación que tuve de los conductores era ideal: ESTUPENDA INDIFERENCIA. La cortés o gruñona indiferencia que los automovilistas se tienen entre sí. La indiferencia que se produce cuando aceptan como completamente natural el tenerme entre ellos.

Yo, la verdad, como ciclista urbano, no pido más.

Image hosted by Photobucket.com
Un taquito de octavillas en un expositor de propaganda… No quedan mal, ¿verdad?

Tenía entendido que en Valencia había muchos ciclistas, pero no es verdad: lo que hay es muchas vías segregadas: unos 70 km de VS. ¡Glub!

Image hosted by Photobucket.com
Mucha, mucha vía segregada… no, no puede decirse que estén precisamente a reventar de bicis.

Image hosted by Photobucket.com
Una acera disfrazada de via-segregada-ciclista: que se jodan los peatones.
Esos extraños adoquines arqueados a lo largo del bordillo
deben cumplir alguna maravillosa función protectora que a mí, pobrecito,
me resulta incomprensible.

Image hosted by Photobucket.com
VS en acceso a la facultad Politécnica. La calle en la que está es esencialmente una calle cortada,
con tráfico-tortuga: ¿alguien sabe porqué es necesaria una VS aquí? Si ponen VS en estas calles-muermo,
¿es sorprendente que la gente crea que la bici no es para las calles normales,
y que piense que no pueden usar sus bicis si no hay una VS en la puerta de sus casas?

En Valencia hay ciclistas, pero no nos engañemos: hay pocos, muy pocos, un número meramente testimonial en una ciudad tan plana, con un clima tan magnífico (excepto en verano) y de unas dimensiones tan perfectas para la bici. Los ciclistas que hay son espontáneos, provocados por las características de la ciudad: estaban allí ya antes de que el huracán Rita empezase a degradar (perdon: a segregar) las calles, y no hay señales claras de que su número haya crecido en estos años gracias a las vías segregadas; incluso si (como me dicen los más voluntaristas) su número está aumentando “poco a poco”, es sabido que los ciclistas están aumentando espontáneamente “poco a poco” en muchas ciudades, con o sin vias segregadas (algo que los carrilbicistas prefieren ignorar para inflar los méritos de los carriles-bici). Desde luego, el número de ciclistas en Valencia es muy inferior al que debería haber si los 70 km de mierda roja puesta en los últimos años tuviese el efecto mágico que los carrilbicistas le atribuyen. Las VS en Valencia son un magnífico ejemplo de fracaso, una prueba de que las vías segregadas NO aumentan el uso de la bici.

Image hosted by Photobucket.com
Alguien le ha encontrado una “utilidad” (pésima: moto en contradirección) a esta acera-bici.
Total, ¿por qué van a ser sólo los ciclistas lo que vayan por la acera atropellando peatones?

Absolutamente todas las VS que he visto son aceras-bici (¡horror!), algunas de ellas incluso más ridículas que las completamente ridículas de las grandes avenidas como Blasco Ibañez. En el barrio de Ruzafa, por ejemplo, con calles inofensivas, de un solo sentido, con multitud de cruces, en las que es practicamente imposible circular a más de 30 km/h, y por las que pedalear integradamente es placer puro, han puesto aceras-bici en algunos tramos que han estrechado la calzada y que sin duda entorpecen y han aumentado la peligrosidad de las calles para los ciclistas que elijan usarlas. Un desatino.

Image hosted by Photobucket.com
Por favor, que alguien me explique cómo esta VS mejora la calle,
cómo aumenta la seguridad de los ciclistas,
y cómo contribuye a la cultura de conducción de ciclistas y automovilistas.
(Por cierto, y pidiendo perdón por insistir: ¿donde están las bicis?)

Así que el teletubbismo ciclista es política oficial en Valencia: “Incluso las VS sobre calzada son demasiado peligrosas para esos descerebrados e infantiles ciclistas: hay que ponerles aceras-bici por todas partes, para que puedan ir en bici sin manos y sin neuronas” (vi un par de ciclistas rodar sin manos por la acera-bici y por la acera-a-secas, entre los peatones: iban demasiado rápido para que yo les pudiera contar las neuronas). Los efectos de la política de aceras-bici son devastadores, claro: ciclistas impredecibles, que si no tienen VS circulan despreocupadamente por la acera como si fuese suya y no de los peatones; ciclistas que no saben comportarse en la calzada, que no se consideran obligados a respetar las reglas básicas del tráfico, que en la calzada se sienten fuera de su sitio y que cometen auténticas barbaridades en ella (a menudo para salir lo antes posible de allí y pasar de una acera bici a otra, o de una acera-a-secas a otra); ciclistas perezosos y malcriados, que prefieren circular ratoneramente por las aceras de las grandes calles que hacerlo como vehículos por la callecita estupenda que hay una manzana más allá; zonas enteras de la ciudad que muchos ciclistas consideran intransitables; ciclistas que creen que les van a poner aceras-bici en todas y cada una de las calles de la ciudad, incluidas aquellas tan inofensivas como las de Ruzafa… entretanto, la ciudad sigue en poder de los coches, las motos aumentan más deprisa que las bicis y las calles sin vias segregadas están completamente desatendidas: por lo visto, o se pone una VS o no hay nada que se pueda hacer en la calle a favor de la bici. Ya digo: un completo desatino.

Image hosted by Photobucket.com
¡Ah, esas pequeñas maravillas de carril-ingeniería, tan convenientes para los ciclistas…!

Image hosted by Photobucket.com
¡y tan seguras!

Resumamos: la política de VS de Valencia es un fracaso absoluto: ha conseguido crear ciclistas indefensos e indisciplinados sin conseguir realmente aumentar su número. Y los problemas van a ir a más a medida que el número de ciclistas aumente (que aumentará, aunque no será por mérito de una política pública completamente sonámbula).

Image hosted by Photobucket.com
Todavía no han puesto pasillos-bici dentro de los edificios.

Pero hay de todo, claro, y motivos para la esperanza: he visto a algunos ciclistas circular limpia y dignamente por la calzada, mostrando el camino del futuro. (estoy pensando en dos nenas que ví surfeando delicadamente la espuma del tráfico como ángeles de alas redondas… hmmm… creo que me he enamorado (dos veces, que suerte 😉 pero no me las volví a cruzar, mecachis).

Image hosted by Photobucket.com
Di que sí colega. Al futuro se va por ahí.

Txarli
Carril Bici NO
Queremos toda la calle.

Enlace aquí | Home | CiudadCiclista

Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: