Dia Europeo de “Empuja tu coche por la ciudad”

Posted on 15 septiembre 2009. Filed under: . | Etiquetas: , |

Tras la decepcionante baja participación en la jornada de “La ciudad sin mi coche” como parte de la semana de la movilidad en años anteriores, y ante la constatación de que buena parte de la población no es capaz de salir a la calle sin sus automóviles, un número creciente de municipios en la Unión Europea están utilizando una estrategia alternativa para hacer experimentar a la ciudadanía el coste real del uso del automóvil, y para contribuir al ahorro energético y a la lucha contra el cambio climático: la campaña con el lema

“Yo empujo mi coche por la ciudad”

[foto: empujando el coche]

El logotipo de la campaña “Yo empujo mi coche por la ciudad”.

La campaña, cuyo rompedor logotivo presenta un ciudadano entre varios empujando esforzadamente su automóvil hacia una flor, emblema de la naturaleza, busca provocar en los participantes una experiencia que no puedan olvidar fácilmente sobre el enorme despilfarro de energía que supone desplazar una caja metálica de una tonelada para viajes que podrían hacerse de otros modos mucho más ecológicos, sostenibles y saludables.

[foto: empujando el coche al curro]

Un conductor sensibilizado participa en el dia “Yo empujo mi coche a mi lugar de trabajo”

Empujar el coche está de moda: el “car pushing”, que durante décadas ha sido una forma de transporte limitada a sectores de la población de pocos recursos, que no podían permitirse ni siquiera llenar el depósito de gasolina, se está convirtiendo rápidamente en un modo de desplazamiento preferido por una parte de la población que, aunque más ecológicamente sensibilizada, no quiere renunciar a las ventajas de tener su automóvil a mano. Según Pierre Pieaterre, responsable de la innovadora campaña del año pasado “La ciudad sin mi carril-bici“, Empujar el coche por la ciudad es un ejercicio mucho más saludable que conducirlo, con excelentes efectos en el tono muscular, en la presión sanguínea y en el sistema cardiovascular del individuo que lo practica. Pieaterre, que se ha mostrado muy satisfecho por los resultados de la campaña “empuja tu coche” de este año, afirma que empujar el coche por la ciudad es también un excelente factor de calmado de tráfico, y que los conductores que han empujado su coche en la jornada de este año han ahorrado un strumphfillón de litros de combustible, y han evitado el vertido a la atmósfera de siete Zromtneladas de CO2 y otras partículas contaminantes.

Por su parte, la Coordinadora en Defensa de los Empujadores de Coches Inútiles (CONDECI), ha presentado una nota de prensa en la que señala las ventajas que su colectivo aporta a la sociedad:


“El coche empujado no contamina, es silencioso, proporciona libertad de movimientos y, en distancias cortas (de hasta 12 metros) es el vehiculo más rápido. No representa un gasto adicional de energía, se puede adquirir por poco dinero y su mantenimiento es sencillo y económico. Además permite el ejercicio físico simultáneo al desplazamiento, contribuyendo a la prevención de enfermedades cardiovasculares.”

Sin embargo, un representante de la Coordinadora ha advertido sobre los riesgos a los que se enfrentan los empujadores de coches urbanos: “En España no existe cultura del coche empujado“, ha señalado el portavoz. “Los automovilistas no nos respetan, creen que entorpecemos su circulación, no guardan las distancias de seguridad al adelantarnos. No hay conciencia de que el coche empujado es también un vehículo.” El portavoz de CONDECI ha lamentado la falta de infraestructuras específicas en la ciudad, que permitan a los “car pushers” empujar sus vehículos con seguridad.

[foto: empujando el coche en tráfico]

Los “car pushers” enfrentan los peligros del tráfico urbano y la hostilidad de los conductores.

Los automovilistas, por su parte, tienen sus propias quejas: “Los empujadores de coches actúan como si las normas del tráfico no fuesen asunto suyo,” – afirma un airado conductor – “No respetan nada, uno los puede encontrar incluso yendo en sentido prohibido… ¿Ha visto usted alguna vez a un empujador de coche parándose en un semáforo en rojo? Yo, desde luego, no.

No es extraño, pues, que una parte significativa de los empujadores de coches, huyendo de los peligros del tráfico, opten por circular por las aceras. Sin embargo, esta opción tampoco está exenta de problemas, y en algunas ciudades los conflictos entre los empujacoches y los peatones están en punto de ebullición. “Con tanta gente empujando su coche por las aceras, los peatones ya no tenemos sitio donde estar tranquilos. Esa gente empuja sus trastos de acá para allá, y dan por supuesto que el peatón tiene que apartarse y cederles el paso. Es un abuso.” Opina un viandante entrevistado en Barcelona por este corresponsal.

Los empujacoches se muestran indignados ante las acusaciones: “Las normas del tráfico están hechas a la medida de los coches conducidos” – proclama un empujador – “Nosotros nos las saltamos por nuestra propia seguridad.” Un compañero suyo reivindica su derecho a empujar su coche por la acera: “Cuando los conductores dejen de aparcar en la acera, tendrán derecho a quejarse de que nosotros empujamos por ella.” Este empujador tampoco entiende las protestas de los peatones: “La gente considera normales los accidentes provocados por los automóviles conducidos, pero ¿cuantos accidentes conoce usted que estén provocados por un coche empujado? El problema es el coche conducido. Nosotros somos parte de la solución.” Otro empujacoches añade: “Hasta los ciclistas circulan por la acera. ¿Por qué no vamos a tener nosotros el derecho de empujar por ella?

La solución, según la Coordinadora en Defensa de los Empujadores (CONDECI) es que las autoridades construyan una red integral de carriles-empuje (también llamados vías empujistas) en toda la ciudad. “En Holanda uno puede empujar su coche tranquilamente de un extremo a otro de Amsterdam sin ningún problema por una red especial de vías especialmente preparadas para ello,” – se queja un empujista – “eso en Madrid es impensable: faltan infraestructuras, los pocos carriles-empuje que hay son inconexos, no llevan a ninguna parte y no estan pensados para el transporte, sino para el car-pushing como actividad de ocio. La ciudad no está preparada.

Los expertos están de acuerdo. “Una ciudad en la que uno puede empujar su coche tranquilamente es una ciudad más humana,” – afirma Enrique Piedraplana, responsable de la red de vías empujistas de tombuctú – “El carril-empuje no solamente es importante porque protege a los car-pushers sino porque es un símbolo muy poderoso que demuestra que un ciudadano que empuja una chatarra de 600 euros es igual de importante que el que se conduce en un buga de 30.000 dólares.” Piedraplana insiste en que la medida de la humanidad de una ciudad son los niños: “Los carriles-empuje deben construirse para todos. Debemos aspirar a una ciudad en que un niño de ocho años puede empujar un coche con seguridad por la ciudad. Cuando hay carriles-empuje en los que puede hacer eso, tenemos una ciudad humana.” – Concluye el conocido carril-intelectual.

Empujar el coche está de moda, y las autoridades están tomando nota y están decididas a capitalizar la tendencia. Mientras Madrid se apresura a ejecutar todo tipo de carriles-empujacoches, estén o no estén incluidos en el Plan Director de Empujamiento de Coches, y otras ciudades aprovechan los fondos del Plan de Desarrollo Local para construir alrededor de sus cascos urbanos “Anillos empujacoches” donde los vecinos puedan hacer algo de ejercicio empujando su viejo Renault, la DGT prepara la nueva señalización que ordenará este tipo de vias, tan extraño al ordenamiento de tráfico español.

[foto: carril empujacoches]

La nueva señal de tráfico de “vía para coches empujados y otros vehículos de tracción animal”.

Como todo nuevo paso del Progreso, los oponentes surgen en los lugares más insospechados, y ante la perspectiva de que se extiendan los carriles-empuje, el colectivo más receloso es el de los ciclistas: “Por supuesto, nosotros estamos a favor de todos los medios de transporte sostenible, pero ¿de donde van a sacar el espacio para esos carriles-empuje, o como se llamen?” – Se pregunta un representante de CONCARRILBICI, la Coordinadora en Defensa de los Carriles-bici – “Los van a hacer a costa del espacio de los automóviles, de las aceras, o quitándonos a los carrilbicistas nuestros propios espacios?“. La frustracion es evidente en la voz del representante de CONCARRILBICI: “Los carrilbicistas llevamos treinta años atemorizando advirtiendo a la gente sobre los peligros de circular con la bici con naturalidad, y presionando a las autoridades para conseguir nuestros propias vías segregadas donde poder circular como niños de seis años. Sería un retroceso lamentable si, ahora que por fin estábamos viendo carril-avances, tuviésemos que ceder espacio para la construcción de esos nuevos carriles-empuje, o si tuviésemos que compartir nuestros sagrados carriles-bici con gente empujando latas de una tonelada.

Pero la tendencia social es imparable, y los viejos militantes que llevan años empujando su coche están decididos a convertir el coche empujado en el vehículo dominante de la ciudad. En Madrid, en el “Empuje Crítico” que ocurre el último jueves de cada mes, se concentra en la Plaza de la Cibeles un número creciente de entusiastas ciudadanos que, en lo que ellos llaman “una organizada coincidencia” se dedican a empujar sus Seats, sus Volkswagen y sus Fords alrededor de la Cibeles y por el Paseo de la Castellana.

Uno de los participantes en el “Empuje Crítico” lo expresaba vivazmente: “Empujando mi coche por la ciudad tengo todas las ventajas del progreso, y mantengo tranquila mi conciencia sostenible: no contamino, no consumo gasolina, ahorro igual que si utilizase una bicicleta, pero empujar el coche es mejor que circular en bicicleta porque empujando el coche haces más ejercicio, y porque además puedes llevar la compra semanal o transportar a la mujer, los hijos y la suegra, algo que en una bicicleta es imposible. Lo único que hace falta es que el gobierno se decida de una vez a crear carriles-empuje ya, por toda la ciudad, para facilitar el que la gente se anime a esta forma de desplazamiento tan sostenible y con tanto futuro.

Y concluía radiante nuestro empujacoches: “Tenemos que irnos haciendo a la idea de que el petróleo se acaba. Empujar el coche es el modo perfecto de prepararse para ello.

Txarli

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

Otros artículos con los que me divertí al escribir aquí, aquí y aquí.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

3 comentarios to “Dia Europeo de “Empuja tu coche por la ciudad””

RSS Feed for El carril-bici es el opio del pueblo ciclista Comments RSS Feed

Hola:

No necesitamos “redes ciclistas”, sino calles seguras y conductores
cívicos. No necesitamos carriles-bici, sino una ciudad permeable a la
bicicleta. No a la violación tolerada del límite de velocidad máximo en
ciudad. Sí a la formación vial basada en información objetiva sobre los
beneficios de la bicicleta en lugar de fomentar un miedo injustificado a
ir en bici esperando la construcción de infraestructuras. Exigimos
seguridad real y respeto mutuo entre todos los conductores. No podemos y
no vamos a esperar. Necesitamos libertad para usar nuestras bicis ya,
dentro de la ley y con seguridad. Vamos a pedalear y a compartir el placer
de pedalear. La calle y la ciudad son de todos y para todos.

salud y alegría

[…] Pieaterre, responsable de campañas anteriores como la exitosísima “Empuja tu coche por la ciudad“, de 2009, y “La ciudad sin mi carril-bici” en 2008, en la rueda de prensa […]


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: