Nuevo idiota relatando prolijamente sus desventuras en el carril-bici de Córdoba.

Posted on 3 abril 2010. Filed under: Córdoba | Etiquetas: , , , , |

… y haciéndose creer a sí mismo que la culpa es de los conductores, los peatones, los vehículos de carga y descarga, el Ayuntamiento….

Lo de siempre, vamos. Mola cómo el menda describe que va “con el casco reglamentario”, revelando inmediatamente que no tiene ni idea de lo que habla. Pero lo que mola especialmente es cómo pone en negrilla “carril-bici” cada vez que lo menciona. (Aunque le falta el “Aleluya”, pero acabarán añadiendolo, seguro):

Image hosted by Photobucket.com

Bla bla bla… Continúa el carril-bici, cruce con … bla bla bla… ceda el paso y el carril-bici señalizado … bla bla bla… el carril-bici está utilizado … bla bla bla… Te incorporas al carril-bici nuevamente … bla bla bla… no está muy ocupado el carril-bici porque … bla bla bla… sector del carril-bici que discurre … bla bla bla… Cruce de paso peatonal y de carril-bici en … bla bla bla… ya estás en el carril-bici que circula … bla bla bla… utiliza el carril-bici por ser … bla bla bla… circula dentro del carril-bici por la izquierda … bla bla bla… El siguiente carril-bici es idéntico … bla bla bla… a entrada del carril-bici … bla bla bla… parcado en al carril-bici … bla bla bla… protección del carril-bici … bla bla bla… Como verán hay que jugarse la vida diariamente para poder utilizar el carril-bici [JA JA JA JA JA…] … bla bla bla… la tónica de todos los carriles-bici de la ciudad … bla bla bla… fuera del carril-bici, pero … bla bla bla… usan los carriles-bici … bla bla bla… teniendo carril-bici … bla bla bla…

Image hosted by Photobucket.com

Y así. Las fotos aéreas son también de traca, por supuesto: panorama del carril-bici cordobés a tope. Para muestra un botón:

[foto: CB en Córdoba]

A este chicarrón le encanta esta mierda.

Txarli

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

Esto es lo que se llama meterse ellos mismos carriles-bici por el culo. Y disfrutarlo, además. Y es que van todos de lo mismo.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

10 comentarios to “Nuevo idiota relatando prolijamente sus desventuras en el carril-bici de Córdoba.”

RSS Feed for El carril-bici es el opio del pueblo ciclista Comments RSS Feed

Como el comentario insultante no lo firma nadie, tendré que dirigirme al Blog “El carril bici es el opio del pueblo ciclista” al que responsabilizo de las opiniones que en él se vierten. Mi opinión está firmada con nombre y apellido, lo que significa que no es un anónimo. El insulto sí.

En primer lugar manifestarles que no soy ningún idiota, o a lo mejor si por hacer caso de anónimos, porque en el fondo insulta quien puede no quien quiere. Pero es que si uno calla, normalmente otorga y no me parece oportuno otorgar nada a intolerantes. No creo haber insultado a nadie por expresar una opinión personal. Es hasta posible que pudiera compartir más del cincuenta por ciento de las tesis que se enarbolan en el blog (salvo los insultos gratuitos a las personas claro está) pero debatiendo normalmente, no imponiendo tesis y mucho menos faltándole a nadie al respeto.

Y para terminar añadir que si el método del blog es insultar a quien opina contrario, es más a quien no sabéis siquiera como opina en el fondo, debéis saber que todo el valor que puedan tener vuestros criterios de entrada lo pierden.

Un saludo a las personas sensatas del Blog que seguro la hay y muchas.
Paco Muñoz

Paco, eres bastante idiota, aunque tengo que reconocer que eres un idiota culto. Aunque empiezo a ponerlo en duda, lo de culto, obviamente, porque el recurso a los manidos dichos de que “el que calla otorga”, no son de recibo en la blogsfera.
Por otra parte el insulto suave (idiota, lo es) e incluso mucho más agresivos, amén de las descalificaciones del tipo “facha”, “asesino”,… a los disidentes que nos atrevemos a entrar en los blogs cordobeses que frecuentas, es moneda corriente y aceptada siempre que no vayan dirigidas contra los “participantes consagrados”, cosa que ocurre en particular en la Calleja de las Flores (http://www.callejadelasflores.org), que antes iba de “quieroserprogre”, pero que ahora por lo que acabo de leer, nos van a exigir que enseñemos el DNI antes de entrar.
Así, estimado Paco, sería de esperar que encajases mejor las críticas, aunque solo fuese para fingir el talante progre que tratas de aparentar. Y que se pase pronto el cabreo, que el que te llamen idiota no es para tanto si lo comparas con los epítetos que tus compañeros de carrril-bici me dedican a mi en mi blog, sin merecérmelos, claro está.
http://azud.wordpress.com/2009/01/08/%c2%bfcarril-bici-%c2%bfpara-que/

Mira Manuel, perdón Azud me he confundido, yo no voy a entrar en polémicas contigo, es la primera vez que me dirijo a ti, y si eres observador, que creo que sí, habrás visto que no he vuelto a salir por el blog que mencionas, por razones personales de no compartir determinadas actitudes. Entre otras pudiera estar la de insultarte como mencionas hacen, aunque a veces, la mayoría, observo que ejerces persecuciones enfermizas contra las personas y las cosas. Porque no podrás decir que yo me he dirigido a ti virtual ni personalmente para molestarte. No soy radical en mis planteamientos y la edad me hace ser más comprensivo de lo que debo, aunque muchas veces te pida el cuerpo contestar con el mismo método, y si te digo la verdad pensé no contestar a ese “insulto suave”, porque no merece la pena, y en eso llevas razón no es insulto. Vas por estos lares de anónimo, yo no. Y claro tú crees tener ventaja, o por lo menos eso pensarás. Así que es la primera y última vez que intercambio contigo ningún tipo de mensaje, siempre que sea para polémicas desde luego, y estés debajo del anónimo. Cuando quieras y como quieras debatimos lo que te parezca, pero cara a cara, seguro que estaremos de acuerdo en muchas cosas, seguro, en otras evidentemente no lo estaremos, aunque habrá muchas en común, es lo normal. Pero estimo que no querrás quitarte el antifaz.
Un saludo, pero cordial.

Vaya como te has puesto, amigo Paco, y eso que nos conocemos desde hace tiempo y soy un gran admirador y seguidor de tus conseguidísimas Notas Cordobesas, y de tus intervenciones con las que nos recreas en la Calleja, con temas tan variados que incluyen has los Cines de Verano y El Puterío de Baja Estofa durante los oprobiosos años del hambre y los piojos.

Lo que te pasa a ti, y no quise decirlo antes por estar en trance conciliador, es que estás demasiado pagado de alabanzas , loas, cumplidos, adulaciones, cortesías, requiebros, halagos, agasajos, inciensos, elogios, encomios, apologías, loores, aleluyas, , enaltecimientos, glorificaciones, encarecimientos, ensalzamientos, exaltaciones, aclamaciones, aplausos, ovaciones, congratulaciones, felicitaciones,… por parte de nosotros mismos, tus arrebatados admiradores, como para admitir un humilde y sencillo “eres un idiota”.

De vez en cuando, o sea todos los días una docena de veces, es bueno mirarse al espejo y decirse “soy un idiota”, tan solo por simple terapia antiegolátrica. Te aseguro que esto es lo que le aconsejan a muchos personajes públicos; lo malo es que a muchos de ellos, mayormente políticos, se les queda la cara de idiotas. Pero eso no te ocurrirá a ti, amigo Paco, sino que, cuando de tarde en tarde, por supuesto, se te ocurra la idiotez de relatar prolijamente tus desventuras por el desventurado carrilbici cordobés, y alguien se tome a risas tan idiota ocurrencia, no te afectará lo más mínimo, tu pulso no se alterará y no necesitaras ayuda sicológica.

Y digo todo esto a sabiendas de que, como mantengo mi seudónimo, aunque tu sospechas quien soy, no vas a pasar por aquí a leerlo. Pero de verdad, te aseguro, que digo todo esto sin acritud, con ánimo constructivo.

Saludos, muchos y cordiales.

Paco, tengo una mala noticia para tí: tu post en tu blog sobre la “odisea en dos ruedas” es una sarta de idioteces (y eso que finalmente sólo publiqué el análisis más superficial, porque me puse, por ejemplo, a intentar reproducir en Google Maps los meandros idiotas que hacías en tu “odisea” para intentar mantenerte dentro del carril-bici y acabé mareado). Yo no tengo porqué respetar las idioteces, ni dichas por un anónimo ni dichas pora alguien que firma con su nombre y apellidos. Si quieres firmar tus propias idioteces, es tu problema. Si quieres que no te llamen idiota de vez en cuando, puedes intentar escribir cosas que valgan la pena.

Como, por ejemplo, un artículo sobre las dificultades de circular vehicularmente en bici por Córdoba.

Salud.

He visto los comentarios de unos y otros en esta entrada y no comprendo nada, o muy poco. Lo que se llama “odisea en dos ruedas”, es una crítica directa a los carriles para bicicletas y lo que encierran, que parece ser lo que preconizas tú en este Blog, Txarli. Por eso no entiendo como a un bloguero que está prácticamente de acuerdo, o bastante de acuerdo con tus tesis, lo pongais a cuadro.
Catalogas sin desmenuzar. Y permíteme, eres un poco fanático, idiota no fanático, y tu propio fanatismo te impide ser ecuánime. Me llamaba la atención tu blog del que soy asiduo y voy a dejar de entrar en él porque no merece la pena.
A alguien que critica el carril para bicicletas lo “crucificas” (es una metáfora) y cuando este se defiende sale otro bloguero poniéndolo como un “trapo” (sigo con las metáforas), elegantemente pero como un “trapo” pero desde un plano más personal porque parece que se conocen los dos. Esto no es serio, de verdad, parece un “reality show”, no un debate sobre un tema que es importante. Así poco puedes argumentar. Yo no te voy a llamar idiota pero si corto de luces. O tienes más cintura o no te comes una rosca, pues los árboles de tu fanatismo te impedirán ver el bosque. Quiero decirte que considero los carriles de bicicletas trampas para los ciclista, lo mismo que considero los pasos de peatones trampas para los peatones, y en muchos caso y lamentablemente mortales. Piensa Charly y que la mierda de tu icono no se te introduzca en lso sesos.

He visto los comentarios de unos y otros en esta entrada

¡Coño! ¡Tenemos aquí a un peatón que viene a defender a los carrilbicistas! ¡Es más: un “asiduo” de mi blog! ¡Cuanto honor!

y no comprendo nada, o muy poco. Lo que se llama “odisea en dos ruedas”, es una crítica directa a los carriles para bicicletas y lo que encierran, que parece ser lo que preconizas tú en este Blog, Txarli. Por eso no entiendo como a un bloguero que está prácticamente de acuerdo, o bastante de acuerdo con tus tesis, lo pongais a cuadro.

Efectivamente: no entiendes nada, y dudo mucho que quieras entenderlo. Nuestro idiota cordobés du jour hace la “crítica” de chicha y nabo típica de los carrilbicistas: hace como que “critica” los carriles-bici… porque quiere más y mejores. Yo los critico (de hecho yo raramente critico los carriles-bici en sí: yo me mofo de los que los defienden) porque quiero su desaparición. Así que no me vengas con chorradas de que estamos “de acuerdo o bastante de acuerdo”, por favor.

Catalogas sin desmenuzar.

¿Yo catalogo sin desmenuzar? ¿y tú dices que eres un “asiduo de mi blog”, chaval? Hazte un repaso a éste o a mi blog anterior, chaval: en las desmenuzaciones que llevo años haciendo encontrarás, entre líneas, la revelación de que o eres tonto o eres un embustero.

A alguien que critica el carril para bicicletas lo “crucificas” (es una metáfora) y cuando este se defiende sale otro bloguero poniéndolo como un “trapo” (sigo con las metáforas), elegantemente pero como un “trapo” pero desde un plano más personal porque parece que se conocen los dos. Esto no es serio, de verdad, parece un “reality show”, no un debate sobre un tema que es importante.

Bueno, yo preferiría que estos dos no airearan sus amores ancestrales aquí, pero ¿qué puedo hacer? En esos aireamientos también se detectan, a veces, aspectos interesantes de la evolución del carrilbicismo que nos aqueja.

Así poco puedes argumentar.

Llevo cinco años argumentando, chaval: yo ya argumentaba en contra de la mierda de la segregación cuando la mitad de los conceptos que manejamos ahora ni siquiera los teníamos formulados, y cuando parecía que bastaría argumentar calmadamente para devolver la cordura al ciclismo urbano celtibérico. Una pena que haya resultado imposible hacerlo así, pero no es mi culpa.

Yo no te voy a llamar idiota pero si corto de luces. O tienes más cintura o no te comes una rosca, pues los árboles de tu fanatismo te impedirán ver el bosque.

Yo sí: yo te llamo a tí idiota o corto de luces. O farsante, como ya he dicho más arriba. Elige con qué te quedas.

Mira Carlos no me toques los cojones. Cuando tú te estabas comiendo los mocos –un poco más que ahora- y meándote en las bragas, es decir eras un niño, yo me estaba haciendo más de dos mil kilómetros anuales en bicicleta por las carreteras de este país, así que no me vengas con historias, ni me seas listo, que no soy ningún chaval. Fíjate que te he dicho por las carreteras, casi o sin arcén, con dos graves accidentes en mi haber porque dos cabrones, uno un camión, me tiro fuera de la carretera y me causó varias fracturas, y otro un coche me empujó la rueda trasera con la natural caída, esta vez sólo rasguños. Por lo que no me cuentes cuentos de Calleja.
Cuando te he dicho que comparto cosas es porque las comparto, por lo que no te tengo que justificar nada con documentos, y te tengo que dar la razón en muchas, pero no me toques los cojones. El único “enemigo” en esta guerra es el automóvil, no otros ciclistas, sean o no partidarios de los putos carriles de bicicletas, que son más de foto de políticos que de necesidad. No te voy a explicar los motivos por los que soy peatón porque eso me interesa a mi nada más. Y considero (otra razón que te doy), porque lo he experimentado, que la seguridad es mayor circulando por las vías con los otros vehículos, porque te ven, y porque si te quieren matar lo tienen que hacer a propósito, es decir te tienen que asesinar deliberadamente y por muchas razones más, pero que hay que echarle muchos huevos para meterte entre una serie de gente que en el respeto les pasa como a ti con los que entran en tu blog (y he leído el otro blog), primero disparan y después preguntan. Decirte que, como peatón sí que estoy desprotegido, primero de los vehículos a motor, y después de los que aún teniendo una santa madre son unos hijos de puta, que no tienen la más remota idea de lo debe ser el civismo, y utilizan las aceras -que es lo único que nos queda a los peatones, como velódromos, se me olvidaban también los de los patines, y los automóviles aparcados.
Así que ya sabes, tienes razón en muchas cosas, pero te pierde esa agresividad que empleas y propia de un “niño”, por lo que es disculpable, y recuerda que, cuando te comías los mocos, un poco más que ahora, a mi me dolían los cojones de hacer kilómetros en bicicleta, por carreteras que desde luego no son las actuales.

Vamoh a véh, tío, que no tengo ganas de hacerme mala sangre contigo (la tengo toda invertida en el carril-rasputín de aquí al lado y su panda de carril-micos):

A mí me da igual si tú te has hecho millones de km por las carreteras, y si has sobrevivido a veinte accidentes: guay por tí, pero no veo cómo ni tus kilómetros ni tus accidentes te dan (ni te quitan) la razón en nada. ¿Estás de acuerdo conmigo en muchas cosas? Cojonudo. ¿No estás de acuerdo en otras? Pos fale: no tienes mas que argumentar sin andarte con las ramas. Yo sé distinguir bastante bien cuando tengo delante un interlocutor honesto.

Así que vamos a algo en lo que no estamos de acuerdo: yo no estoy de acuerdo con que el único “enemigo” de esta guerra sea el automóvil. Yo preferiría que hubiese menos coches en la ciudad, pero no considero a los automovilistas mis enemigos, entre otras cosas porque la inmensa mayoría de ellos son estupendamente colaborativos y no tengo con ellos mas que buenos rollos. Sólo hay una ínfima minoría de automovilistas que creen que yo no pinto nada en la calzada y que preferirían sacarme de ella, y ¿sabes qué? resulta que tenemos a una tribu entera de ciclistas (los carrilbicistas) creando el cuadro conceptual y físico perfecto para que esos automovilistas se crean más justificados en intentar sacarnos de la calzada. Así que los automovilistas hostiles y los carrilbicistas “protectores” son una puta pareja que están abrazados bailando el mismo chotis, con la diferencia de que mientras los (pocos) automovilistas que no nos quieren en la calzada están motivados por inercia o pereza intelectual, los carrilbicistas hacen su parte por pura ideología, lo cual para mí es mucho más grave. Así que mi enemigo no son los automovilistas: son los carrilbicistas. Y estoy completamente seguro de que cuando hayamos exterminado a los carrilbicistas, los automovilistas hostiles se disolverán por sí solos como un terrón de azucar en café caliente, porque no tendrán a nadie sosteniendo una estúpida carril-teoría que justifique su hostilidad.

Y ahora volvemos al espinoso tema del “interlocutor idiota / de pocas luces / farsante”: ¿Vamos por partes? Veamos: ¿Te ha quedado ya claro que el tal Paco y yo no estamos en absoluto de acuerdo, aunque nominalmente ambos “critiquemos los carriles-bici”? ¿Si? Cojonudo: si es así retiro lo de “idiota” y “de pocas luces”. Queda por tanto el detalle de si eres un interlocutor honesto o un farsante… Te voy a decir cual es la pregunta básica que yo me hago para distinguir honestidad de farsa cuando un menda viene, como tú, diciendo que “me da la razón en muchas cosas”.

Este tipo (que dice que está de acuerdo conmigo en muchas cosas “pero”), ¿le está diciendo algo sobre “sus zonas de acuerdo conmigo” a los carrilbicistas?

Porque, chaval: si estás de acuerdo conmigo, no es a mí a quien se lo tienes que decir: es a los carrilbicistas. Y si no me puedes mostrar que te has batido un poquito el cobre para meterle algo de seso en la mollera a esos cenutrios, los “peros” que le pongas a mi estilo me la sudan.

Salud.

Aunque, efectivamente, yo creo que este caballero es estúpido, debo disculparlo pues, dentro del cuadro cordobés apenas aparece en una insignificante esquina. El centro de escena lo ocupa, sin duda, un Ayuntamiento de brutos e incultos despilfarra el dinero público en actos como:”En-bíciate. Jornadas sobre bicicletas, poemas, ecosistemas y sostenibilidad
Sin bicis no hay paraíso. Jordi Miralles. Fundación Tierra (Barcelona)
Charla-demostración
Hora: 18.30 ” ( Ver: http://www.cosmopoetica.es).
Más lamentable aún resultó la actuación de Gerardo Pedrós una hora más tarde. Este caballero, Catedrático de Física, al que se le desconoce cualquier obra literaria, proneolítico y con fuertes tendencias paleolíticas, recibió una elevada cantidad del herario público por su bochornosa actuación.
Ahora, por comparación, Paco Muñoz queda en buen lugar.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: