Carta abierta a los señores Pere Navarro y Ramón Ledesma (DGT).

Posted on 21 febrero 2011. Filed under: . | Etiquetas: , , , |

Estimados señores Navarro y Ledesma:

He leido con consternación la noticia de que planean ustedes una modificación del Reglamento General de Circulación que permitirá a las bicicletas circular en aceras de más de tres metros de ancho. Dado el nivel de chapucerismo que padece la prensa española (recordemos la absurda noticia que se divulgó hace unos meses de que el Tribunal Supremo había legitimado la circulación en bicicletas por las aceras), tengo cierta confianza en que esta noticia también es falsa, y que lo que ha informado la prensa no se corresponde en realidad con sus declaraciones ni con sus intenciones. La razón profunda de mi confianza es que me parece en realidad inverosímil que entre los responsables de la DGT se de el nivel de falta de profesionalidad, incompetencia e irresponsabilidad que esta noticia da a entender.

Pero el caso, señores Navarro y Ledesma, es que la noticia (vean en El País) pone en su boca declaraciones que les hacen quedar en muy mal papel:

Image hosted by Photobucket.com

“La DGT quiere fomentar el uso de la bicicleta no ya como medio de transporte alternativo sino preferente”, asegura Ledesma. La reforma permitirá que las bicicletas puedan circular por aceras de más de tres metros, siempre y cuando circulen a un metro de la fachada, (…)” continúa el subdirector de normativa.

Image hosted by Photobucket.com


Alguien que tuviese menos confianza que yo en la profesionalidad de los responsables de la DGT podría pensar, leyendo estas supuestas declaraciones suyas, que ustedes son unos irresponsables y unos incompetentes indignos de ocupar el puesto que ocupan. Otras personas menos informadas y menos educadas, o más cercanas a lo que está ocurriendo ya en sus barrios con el aumento de ciclistas en las aceras, podría incluso sugerir que son ustedes, por utilizar una expresión castiza, imbéciles. Sería una opinión sin duda inexcusable, pero tal vez comprensible en personas que tienen que lidiar dia a dia con los efectos que está teniendo el aumento de ciclistas en las aceras, en lugares como Barcelona o Sevilla.

Debo admitir, señores Navarro y Ledesma, que puedo entender porqué la prensa ha extraido de sus declaraciones (cualesquiera que estas sean) la peregrina idea de que se proponen permitir la circulación en bicicleta por la acera (aparte del proverbial y ya mencionado chapucerismo que aqueja a la prensa Española, y que dio lugar a la absurda noticia de que el Tribunal Supremo había legitimado la circulación en bicicletas por las aceras): todos somos conscientes de que en los últimos años se ha producido una insana proliferación de “ordenanzas municipales de la bicicleta” (la mayor parte de ellas copiadas sin muchas contemplaciones de las de Barcelona y Sevilla) que intentaban legalizar la circulación en bici por las aceras “en ciertas condiciones”. Esta tolerancia hacia las bicicleta en las aceras es (estoy seguro de que ustedes están de acuerdo conmigo) una medida desquiciada producto de la ignorancia, la falta de interés y de ideas sobre la bici y del populismo facilón de los políticos locales; pero el caso es que esta proliferación de ordenanzas municipales absurdas, junto con otros factores, ha ido aumentando la idea de que la circulación en bici por las aceras es algo de algún modo aceptable y legítimo; y de ahí a que la prensa haya interpretado sus declaraciones (cualesquiera que éstas sean) como una señal de que ustedes se proponen legalizarlo incluyéndolo en el Código General de Circulación hay solo un paso.

A decir verdad, hay que entender a los políticos locales que han creado esas ordenanzas absurdas: esos alcaldes y concejales son gente que tiene mil cosas distintas de las que ocuparse, que no son expertos en temas de tráfico, que siguen modas que saltan de Ayuntamiento a Ayuntamiento y que están presionados por la necesidad de votos, de popularidad, por elecciones que se acercan y por todas esas cosas que tanto afligen a los políticos, también a los locales; en resumen: aunque hayan redactado ordenanzas locales que les hacen quedar como unos idiotas (disculpen ustedes mi expresión), la realidad es simplemente que no tienen el tiempo, ni la preparación, ni el interés para hacerlo mejor.

Por otra parte, se me hace dificil entender cómo todos esos alcaldes y concejales han tenido la oportunidad de redactar todas esas ordenanzas absurdas, contradictorias y dañinas para los peatones y, por resumir, kafkianas, sin que ustedes les advirtiesen de que eran eso: absurdas, contradictorias, dañinas y kafkianas. Yo habría dicho que una de las funciones de la DGT era precisamente evitar este tipo de cosas, pero la verdad es que no entiendo mucho, y supongo que ustedes tienen muchas otras cosas más importantes en que pensar que unos cuantos alcaldes escribiendo tonterías sobre la bicicleta. Pero deben ustedes reconocer, señores Navarro y Ledesma, que es muy desafortunado que esto haya ocurrido.

En este estado de cosas, puedo imaginar que incluso ustedes pueden estar a estas alturas algo presionados por la situación: cuando tenemos en el país varias docenas de ordenanzas con textos ridículos que han generado una dinámica social en la que circular en bicicleta por las aceras se considera “normal”, supongo que enviar una circular a los Ayuntamientos diciéndoles algo así como:

Estimados señor Alcalde y señor Concejal de Tráfico del Ayuntamiento de Tal:

Por la presente les comunico que la parte de su Ordenanza local de la bicicleta en la que se permite la circulación de bicicletas por las aceras es ilegal de acuerdo con el presente Código General de la Circulación. Además, la circulación en bicicletas por las aceras es una de las prácticas más peligrosas de los usuarios, y debe ser desincentivada de manera enérgica.

Por consiguiente, les rogamos que eliminen de manera inmediata la parte de la ordenanza que autoriza la circulación por las aceras, y que tomen las medidas necesarias para hacer efectiva la prohibición vigente.

Les aseguro, señor Alcalde y señor Concejal de Tráfico, que sus esfuerzos por promover el uso de la bicicleta son muy apreciados en la DGT. Sin embargo, debemos resaltarles que no todo vale con ese fin, y que no es aceptable promover el uso de la bicicleta a costa de la seguridad de los propios usuarios y de la comodidad de los peatones.

Reciban un atento saludo,

Pere Navarro y Ramón Ledesma


… pues resulta un poco dificil: es ponerles en un brete, la verdad. Una carta así, hace un par de años, habría sido maravillosa, pero ahora puede parecer ya un poco tarde.

Así que también puedo entender que ustedes, señores Ledesma y Navarro, sufran la tentación de simplemente adaptarse a lo que hay: si resulta que las ordenanzas locales, haciendo política de hechos consumados, dicen eso, pues parece una posibilidad factible adaptar finalmente el Códogo de la Circulación a lo que hay, y y por lo menos introducir un poco de orden en todo el desbarajuste. Estoy seguro de que es con eso con lo que la prensa cuenta cuando se permiten terjiversar de manera tan escandalosa sus declaraciones en Córdoba, para hacer creer a la gente que la DGT va a legalizar la circulación en bicicleta por las aceras.

Yo, en cambio, tengo una confianza plena en ustedes. Al fin y al cabo, ustedes, a diferencia de los Alcaldes y Concejales que menciono, son unos auténticos profesionales a quienes los ciudadanos pagamos para que se ocupen de una sola cosa, de la que son los expertos: el tráfico. Ustedes tienen encomendado el cuidado de la herramienta más básica que tenemos para asegurar no solo la seguridad de los usuarios, sino su civismo y lo que es la cultura general de uso de las calles: El Código General de Circulación. Y yo estoy seguro de que ustedes no se dejarían presionar por consideraciones políticas de ningún tipo para contaminar el Código con algo tan arbitrario, tan absurdo, tan contrario a toda la experiencia y tan peligroso para los usuarios como sería la permisión de circular en bicicleta por las aceras de la ciudad.

El problema, señores Navarro y Ledesma, es que la absurda noticia sobre sus supuestos planes para la pŕoxima modificación del Código de Circulación ya está dando vueltas por todos lados, y no les está haciendo ningún bien, ni a su imagen ni a la de la DGT que ustedes dirigen. Vivimos en un país raro y la gente es muy ignorante y muy atrevida, señores Navarro y Ledesma, y alguna de esa gente ignorante y atrevida, gente que no puede entender las sutilezas de la planificación del tráfico que a ustedes les preocupan, y que lo único que conoce son los sustos, los conflictos o los atropellos que están teniendo o presenciando con ciclistas en las aceras, esa gente, señores Navarro y Ledesma, al escuchar esta noticia podría pensar que son ustedes unos imbéciles.

Para advertirles de lo cual les he escrito esta carta, con la esperanza de que emitan cuanto antes un enérgico desmentido, garanticen que la circulación por las aceras va a seguir estando prohibida (y que se va a hacer efectiva) y comiencen el proceso de sacar los ciclistas de las aceras y ponerlos en la calzada que es, como tanto ustedes como yo sabemos, donde deben estar.

Un atento saludo.

Txarli Eintxels

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

La verdad es que el Sr Pere Navarro en alguna ocasión se ha dejado fotografiar en posición algo comprometedora
Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

24 comentarios to “Carta abierta a los señores Pere Navarro y Ramón Ledesma (DGT).”

RSS Feed for El carril-bici es el opio del pueblo ciclista Comments RSS Feed

Estimado Txarli:
Debo de encontrarme entre las personas que más desconfían de las noticias aparecidas en la prensa, siempre conviene tomárselas con cautela, no sólo por el chapucerismo dominante al que aludes, sino porque la prensa —los medios en general— vive precisamente de eso, de llenar páginas para sostén de su negocio, que no es otro que el de la publicidad. Ya se sabe, o quizás debería saberse, que no es que haya publicidad porque hay noticias, sino que es más bien al revés: que se producen noticias —los medios las necesitan— para que pueda venderse publicidad. De modo que ya me dirás tú con estas ideas del tío Perogrullo dónde estará mi confianza en los medios.
Sin embargo, y a pesar del disparate que sería la circulación libre, con todas las de la ley, de las bicicletas por las aceras (actualmente también lo es, pero por lo menos, si uno quisiera y no temiera sufrir las iras del ciclista por la acera, podría, con la ordenanza municipal de su parte, además de con la razón y el sentido común, recriminar y mandar al cuerno al que circula por la acera, recriminación que yo no he hecho nunca. Aparte de que, digo yo, estando prohibido quizás se corten un pelo a la hora de invadir las aceras), no creo que en este caso se deba a una mala información (sí, ya me doy cuenta de la ironía y la zumba de tu artículo) sino que, mucho me temo, es lo que se proponen, son capaces, por las razones que tú mismo apuntas a lo largo de tu comentario.
En Alcorcón, ciudad en la que vivo, la circulación de bicicletas por las aceras es, de momento, muy baja… pero porque es también muy baja, bajísima, por la calzada y por un flamante y modelno carril-bici que han hecho hace poco, una maravilla del diseño carrilbicista, con tramos de diferentes colores y diferentes pavimentos, que los ciclistas sabrán lo que significan. Uno de esos colores me llama la atención porque lo han conseguido espolvoreando una especie de ‘pimentón’ (rojo), que está a punto de desaparecer con la lluvia.
Saludos, y ojalá la noticia sea una metedura de pata de los periódicos.

Txarli, de nuevo:
Es que en mi comentario anterior se me ha quedado una cosa en el tintero que había pensado al principio.
Mucho me temo que quienes se oponen/nos oponemos a la circulación de las bicicletas por las aceras, aun estando cargados de razón, me parece a mí, somos una minoría, hemos perdido la batalla, en contra de la buena prensa que las bicis tienen, en contra de lo ecológicas que resultan, etc. Una minoría que, encima, tenemos que aguantar el sambenito de intolerantes. ¡Fíjate!: ¡Intolerantes porque no queremos convivir (¿?) con las bicicletas invasoras en las aceras! Una minoría, también, a la que no es que se oponga una mayoría ferviente defensora de las bicis por las aceras, sino que se la opone (¡es un decir!) una mayoría más bien borreguil o, en todo caso, indiferente, a la que no parece importarle andar por la acera en esas condiciones y permitiendo que el peatón pierda su legítimo señorío. En fin, pena.

No, no hemos perdido en absoluto la batalla. Al contrario: lo único que puede hacernos perderla es que flaqueemos.

Y disculpa: no sé porqué tus comentarios se quedan atrapados en el filtro de spam.

Txarli:

1. ¿No hemos perdido la batalla? A mí, la prácticamente indiferencia general ante una posible invasión de las bicis por las aceras me abruma. Y lo único que se me ocurre es escribir en el propio blog o en blogs ajenos, por si, no obstante, sirviera de algo.

Te copio el párrafo de un blog defensor de lo verde. Dice el autor/autores lumbreras: «Para disgusto de los integristas del zapato [asumo el calificativo si serlo consiste en defender la acera como territorio sagrado y exclusivo para el peatón], la Dirección General de Tráfico modificará este año el Reglamento General de Circulación. […] La nueva normativa […] ya está teniendo cierta resistencia por parte de cuatro monos intolerantes enemigos de la convivencia entre peatones y ciclistas […]». ¡Ah, la convivencia entre invasores e invadidos! Y si no la aceptas eres, como mínimo, un intolerante.

En un blog mío, en respuesta a un post en el que, un poco en broma —o quizás no tanto— publiqué un ‘Manifiesto peatonal’ proponiendo que los peatones ‘recuperáramos’ el terreno que nos han quitado con los carriles-bici caminando por ellos, recibí el siguiente comentario escrito por el famosísimo comentarista, que está en todos los blogs, llamado ‘Anónimo’, al que no respondí: «Ten por seguro, que como usuario ciclista de los carriles, no me voy a amilanar, si hay que atropellar, se atropella, ya veremos a quien asiste la razón».

2. Yo también noté algo raro en el orden en que han aparecido publicados los comentarios, pero no le dí mayor importancia: serán misterios de la tecnología.

3. Respondo al comentario que haces más abajo. ¿Estás siendo demasiado sutil con la ironía? Al leer tu post me parece que es fácil advertir el tono en que está escrito prácticamente de principio a fin. No creo que seas demasiado sutil. Lo que sí puede pasar es que mantener la ironía a lo largo de todo el artículo resulte cansado para quien lo lee, y hasta puede ocurrir que, durante la lectura, a veces se olvide el tono irónico.

Saludos.

Dionisio,

No, no hemos perdido la batalla. La batalla de las aceras la perderemos si dejamos que la cosa se deteriore poco a poco, de modo que la gente se vaya acostumbrando hasta que ya sea demasiado tarde. Por eso uno de mis puntos tácticos es: el conflicto no tiene que ser disimulado: tiene que hacerse explícito, sencillamente porque existe, y disimularlo para lo único que sirve es para que se gangrene a favor de esos idiotas.

Un elemento muy venenoso que está en el núcleo de todo esto es que hasta ahora los ciclistillas-ciclistoides-carrilcretinos-cicleatones han conseguido apropiarse de la etiqueda de ecologico-sostenible-progre-politicamente_correcto, así que cualquiera que chistase ante las tropelías de esos imbéciles resulta que era catalogado automáticamente como “facha”, “incívico”, “intolerante” o alguna sandez similar. Por eso creo que nuestra labor como ciclistas que vemos el desastre desde dentro es absolutamente crucial: no existe nadie que pueda sustituirnos para llamar al pan pan, al vino vino, y a los ciclo-imbéciles imbéciles con la misma autoridad con que podemos hacerlo nosotros mismos como ciclistas que somos. A nosotros no nos pueden descartar por las buenas con el rollete estúpido de que somos “anti-bici”. Por eso nosotros tenemos la obligación de interponernos entre esos imbéciles y los peatones, y por eso nosotros tenemos que alzar la voz con claridad para crear la imagen pública de que existe otro tipo de ciclista: un tipo de ciclista que todavía tiene decencia y neuronas. Y de que existe otro modo de usar la bici: digno, autónomo, poderoso, divertido y sexy: en la puñetera calzada y mirando a los automovilistas a los putos ojos y en pie de igualdad.

Ese no disimular los conflictos, y ese mostrar que existe otro tipo de ciclistas y que existe una alternativa para la bici es lo que va a hacer posible que los peatones reaccionen y salgan del estado de indefensión en que se encuentran (y que los nuevos ciclistas lo hagan de otro modo).

Los viejos carcamales simplemente se extinguirán.

Lamento destrozar tu “fe inquebrantable” en los dirigentes de la DGT pero tengo que decirte que tengo una relación constante con responsables de ese organismo y lo que predomina ahí es el paripé,el hacer que se cumple sin cumplir,el teatrillo y la chapuza por lo cual creo que Pere Navarro está planeando esta cagada de dimensiones monumentales que provocará conflictos y atropellos sin fin en las ciudades,además Conbici está por la circulación de las bicis en las aceras por lo que la pifia está servida,te informaré con mayor precisión sobre las intenciones de Conbici porque voy a intentar asistir a su congreso en San Sebastián éste fin de semana. Un saludo!

¿Estoy siendo demasiado sutil con la ironía?

[…] Carta abierta a los señores Pere Navarro y Ramón Ledesma (DGT) bicilibre.wordpress.com/2011/02/21/carta-abierta-a-los-se…  por pilarina hace 2 segundos […]

Hola, Txarli. Me parece buenísimo tu blog. Es una desgracia cómo los peatones vamos perdiendo cada vez más derechos. El día que leí la noticia casi me da un infarto ya que por si tuviéramos ya pocos problemas, ahora pretenden legitimar lo que por desgracia es ya práctica habitual (el constante abuso de los ciclistas que circulan por donde no deberían, es decir, por la acera). Sólo nos queda la esperanza de que haya sido un globo sonda por parte de los políticos y que no vaya a mayores.

Por si acaso, miré también la noticia en El Mundo y el enfoque era ligeramente diferente, lo cuál me tranquilizó un poco (no demasiado).

Pero la cosa no acaba ahí. Creo que esta parte la leí en El Mundo: al parecer a estos señores que hasta ahora parecía que estaban haciendo las cosas muy bien (bajaron los muertos por carretera, etc.) se les ha ocurrido al parecer otra “brillante” idea: permitir que las bicicletas vayan en sentido contrario a la circulación (cosa que muchos ya hacen). Me parece algo tan irresponsable que no tengo ni palabras para comentarlo (aunque me encantaría conocer tu opinión).

Lo positivo es que en los comentarios del artículo de El País había muchísima más gente que opinaba en contra de las bicis en las aceras que gente que lo justificaba. Tras una época en la que todos hemos tolerado (mejor sería decir quizá “tragado”), muchos empezamos a estar hartos, y si bien este tipo de noticias son terribles, buscando el lado positivo al menos han servido para que muchos expresemos nuestro descontento y temor a las bicis por las aceras, que ya no te permiten ni dar un paseo relajado y tranquilo.

Me alegra mucho leerte, Txarli.

Saludos!

No eres demasiado sutil con la ironía pero había que seguir la línea de tu carta.
Respecto a la circulación de bicis en contrasentido quiero decir a OTRO CHARLIE que éste tema está permitido en Alemania(que yo sepa,porque quizás está permitido en más países) y que no hay ningún problema en ello,claro que en esas calles la velocidad máxima de los coches es de 30, los coches la respetan (miedo a la polizei y respeto a las normas,en Alemania la gente está orgullosa de su país)y las bicis NO CORREN NINGÚN PELIGRO,
ésta medida da una enorme ventaja a la bici ante el automóvil en la ciudad y la hace supercompetitiva ante él,creo que hay que felicitar a la DGT por ello y criticarla a muerte por el tema de las aceras.

Vaya, Amstrong, es que yo no estaba seguro de tu ironía en tu comentario… debo estar un poco espeso.

Charlie,

Lo de “permitir que las bicicletas vayan en sentido contrario a la circulación” es una forma muy burda (producto otra vez de la ignorancia, el desinterés y el chapucerismo periodístico) de describir el concepto de “Sentido Reservado Ciclista (SRC). Puedes ver una descripción ultrabreve del concepto aquí. En resumen: un SRC no es en sí mismo descabellado (y se está probando en varias ciudades con excelentes resultados, también de seguridad). Otra cosa es que el concepto se deteriore y se prostituya (no ya por el chapucerismo de los periodistas, sino de los propios técnicos) hasta convertirlo en “permitir que las bicicletas vayan en sentido contrario a la circulación”, que sí que es una aberración potencialmente castigable con pena automática de oxtión.

Es lo que tiene el nivel intelectual de esta sociedad: el TS da por legal la infame Ordenanza de Sevilla y todo el mundo lo convierte en “El TS ha hecho legal la circulación en bici por aceras”. En Uropa crean el concepto de SRC y aquí se convierte en “las bicicletas podrán ir en sentido contrario a la circulación”.

Y así vamos.

Lo de las SRC queda muy bien y muy impresionante pero yo solamente he visto en Alemania calles en las que ponen una señal de dirección prohibida y debajo de la señal un letrero con la imagen de una bici y la palabra FREI (libre), sin más señales ni pintura en el suelo ni nada.La bici puede ir por ése lugar y no se juega la vida porque los alemanes son muy respetuosos con las normas y los límites de velocidad.

Tan solo la estulticia tiene la propiedad de la infinitud en un universo finito, limitado. Y la DGT, especialmente su jerifalte Pere Navarro “El Recaudador”, confirma el aserto (atribuido a Einstein.

Txarli, he puesto un enlace a este post, que me parece excelente (aunque no infinito) en mi blog. Espero que sea de tu agrado :-).

Gracias, Azud.

No hay de qué.

Por cierto, Txarli, tu que tanto sabes de señalización ciclista, a ver si me puedes aclarar el significado de las dos flechas que aparecen en esta señal

Carril bicicretinos para cretinos

situada en un esperpéntico carril bicicretinos en una nueva zona residencial cordobesa.

Gracias por las aclaraciones, Txarli. Ahora me ha quedado más claro. 🙂

Por cierto, ha tenido que salir el jefe Rubalcaba a desmentir los despropósitos de sus subordinados: “Rubalcaba matiza a Tráfico y asegura que el objetivo es proteger a los peatones”. A ver si es verdad esta vez…

http://www.elpais.com/articulo/espana/ciclistas/podran/circular/aceras/metros/hay/carril-bici/elpepuesp/20110222elpepunac_30/Tes

“Los ciclistas podrán circular por las aceras… si hay un carril-bici”??? es decir: ¿los ciclistas podrán circular por las aceras-bici? ¿Quieres decir que Rubalcaba ha corregido a sus subordinados sustituyendo una barbaridad inverosimil por una trivialidad bárbara? ¿Pero estos tios de que van? ¿Es esto un concurso de carril-tontolabas, a ver cual de ellos es más idiota?

Rubalcaba me ha descuadernado un poco el artículo que tengo programado para pasado mañana (dándome la razón por anticipado, joder), pero no pasa nada: todavía quedan unas cuantas cosas más por decir de todos modos respecto a este tema ridículo, y no es sobre los políticos profesionales.

La verdad es que esto huele o bien a una gran metedura de pata o bien a un globo sonda para ver cómo caía sobre el público un anuncio de este tipo. En cualquiera de los dos casos la rectificación estoy de acuerdo en que ha sido bochornosa, dar tantas vueltas para al final caer en la perogrullada de describir lo que ya existía antes.

Según leo en Ciudad Ciclista, varias instituciones y organizaciones como Andando, el RACC o CEA protestaron ante las primeras declaraciones de Pere y compañía. Esto me hace creer con más fuerza en la teoría del globo sonda y que han tenido que recular un poco tras ver las reacciones. Parece que queda muy “moderno” y “sostenible” promocionar el uso de la bicicleta a cualquier precio para atraer a cierto tipo de electorado. A mí me parece fenómeno usar la bicicleta pero en mi opinión no debe ser a cualquier precio, siempre se deben salvaguardar nuestros derechos como peatones y la bici se debe coger siempre con un mínimo de civismo (menos mal que las últimas palabras de Rubalcaba incluían aquello de la “protección del peatón”).

Por eso me gusta tu blog, Txarli, porque promueves un uso responsable y respetuoso de la bici.

Enhorabuena de nuevo.

Txarli:

De tu comentario de hoy martes 22/02/11 deduzco que ha habido un mal entendido, culpa mía seguramente, y que has deducido que yo soy ciclista y defiendo la integración de las bicicletas en la calzada como su lugar natural, sin querer permitir que sean expulsadas de ella ni siquiera para que circulen, segregadamente, por carriles bicis ni por aceras. Bien, pues no. Esta actitud con la circulación de bicis que acabo de exponer, si no he entendido mal, es la tuya, pero la mía, que no soy ciclista —ni automovilista, por cierto— se limita a defender la acera para uso exclusivo de peatones, estando en contra del carril-bici, que, digan lo que digan, se construye a costa del peatón, y estando, ¡¿cómo no?!, en contra de la circulación de bicicletas por las aceras, sin que se me ocurra decir que circulen por la calzada: es algo en lo que no me meto, en lo único que me meto es en que bicis por las aceras no. Me ha parecido conveniente aclararlo.

Saludos.

Dionisio, no había ningún malentendido: ya me había dado cuenta de que probablemente no eras ciclista (lo cual me parece muy bien: andar siempre será más “sostenible” (¡aleluya!) que ir en bicicleta, aunque a esos petulantes carril-cretinos se les olvide continuamente).

Si te he contestado como lo he hecho es, por un lado, porque mi mirada sobre el tema es ciclista y, por otro, porque no solo estaba escribiendo para tí, sino para otros posibles lectores, presumiblemente también ciclistas.

Tú como peatón ya tienes bastante tarea defendiendo las aceras, y me parece también muy bien que te limites a lo que tienes claro. Los peatones llevais demasiado tiempo reducidos a un rincón de la ciudad y a una posición de sumisión, y desgraciadamente habeis sido embaucados con el discurso de que “la bici y el peatón son amigos” hacia la conclusión de que “la bici y el peatón tienen que compartir espacio”. Emancipar la cultura peatonal de esa idea es una campaña completa en sí misma, y en ese esfuerzo teneis que escoger bien vuestros aliados y vuestros enemigos: los carrilbicistas son vuestros enemigos; los ciclistas vehiculares somos vuestros aliados.

Salud.

[…] ahora, amables lectores, a los señores Navarro y Ledesma, a quienes ya les escribí hace dias una carta expresándoles delicadamente mis preocupaciones. Hoy toca concentrarnos en nosotros mismos: lo que […]

[…] CLICK . El jefe de la policía local de Alcorcón ha sido elegido presidente de … . Carta abierta a los señores Pere Navarro y Ramón Ledesma (DGT … . Jornada sobre los […]


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: