Autopsia de accidente con dos muertos.

Posted on 9 junio 2011. Filed under: Alicante | Etiquetas: , |

Bueno: esto va a ser delicado. Dos ciclistas han muerto arrollados en una carretera (mas bien autovía) en Elche. Es un accidente de carretera, no urbano. Y tampoco ha ocurrido en un carril-bici. Así que tiene unas causas y unas responsabilidades probablemente comprensibles (también los accidentes que ocurren en carril-bici tienen de hecho unas causas y unas responsabilidades fácilmente comprensibles, aunque los carrilbicistas no quieran entenderlas). No parece que haya mucho más que decir, aparte de lamentar estas desgracias.

Y sin embargo, había un carril-bici por los alrededores.

Así que, desde el punto de vista y los objetivos de este blog, la dificil pregunta que se plantea es:

¿Tuvo el carril-bici (en el que los ciclistas NO estaban circulando, no lo olvidemos) alguna influencia en sus muertes?


Vamos a intentar responder a la pregunta, en la medida en que podamos.

La foto del lugar del accidente, según la noticia anterior, es esta:

[.]


Lo primero que llama la atención es que los restos del accidente parecen estar en el segundo carril, no en el primero como sería quizá de esperar (aunque uno o ambos de los ciclistas podrían haber sido enviados al segundo carril por el impacto, claro).

De acuerdo con la foto y el artículo, el lugar del accidente parece ser este:


Streetview:


Empecemos por poner sobre la mesa lo más evidente:

  1. Hay muy pocas dudas de que este es un caso de exceso de velocidad, casi por definición: ocurriese lo que ocurriese, el automovilista no consiguió evitar a los ciclistas. De hecho, la descripción de la maniobra sugiere que el automovilista estaba yendo muy por encima de la velocidad no ya legal, sino simplemente razonable:


    el vehículo implicado en el siniestro giró hacia la izquierda y atravesó la mediana, los dos carriles del sentido contrario e impactó contra una farola.

  2. Por el contrario, parece muy poco probable que hubiese falta de visibilidad: lo dice la gente del propio club ciclista local:


    El presidente de la Unión Ciclista Ilicitana, Rafael Rodríguez, explicó que el punto en el que sucedió el siniestro tiene una visibilidad perfecta

    En el tramo que recorrió el coche antes del choque, la visibilidad está en torno a 350 metros, lo que significa que, incluso si el coche iba a 150 km/h, el automovilista habría tenido entre 7 y 10 segundos para ver a los ciclistas y maniobrar adecuadamente (que es, querido Villarramblas, mucho más del tiempo de reacción que tiene un automovilista normal en una calle normal en ciudad ante un cicleatón que sale de detrás de una esquina); en resumen: algo ocurrió que no estaba en el guión del automovilista ni siquiera después de tener a los ciclistas a la vista.

  3. Los cotilleos habituales de este tipo de accidentes (domingo por la mañana temprano, etc.) hacen siempre al automovilista sospechoso de estar conduciendo pasado de copas, o drogado, o escaso de sueño, o todo ello junto. Las noticias, que en general indican inmediatamente si el conductor “dio positivo en la prueba de alcoholemia” no dicen nada en este caso, pero el conductor, que dos dias después ya estaba en la cárcel, está acusado de “doble homicidio por imprudencia”, y dio “positivo en un análisis sobre consumo de drogas“. Parece probable que el estado del conductor haya influido en el desenlace final (por tener sus facultades de reacción disminuidas, por ejemplo), aunque no está claro que esté en el origen del accidente: al fin y al cabo, había conseguido conducir hasta allí, a gran velocidad, sin grandes problemas. Teniendo en cuenta que “consumo de drogas” puede ser cualquier cosa de un porro para arriba, el tema, y su influencia en la muerte de los ciclistas, no es cosa que podamos dilucidar aquí.

Bien: hasta aquí la parte “estándar” del accidente. Vamos a intentar ahora hacer una mirada ciclista sobre lo ocurrido.

  1. Los ciclistas estaban circulando por el arcén de la carretera. El tramo parece ser en cuesta arriba, con lo que la velocidad no debía ser muy alta; la distancia entre ambas rotondas es de algo menos de 2 km.
  2. El arcén en la carretera acaba unos 50 metros antes del lugar del accidente, y la versión inicial ofrecida por el representante ciclista local es:


    el siniestro puede deberse al “despiste del conductor que no advirtió que el arcén se terminaba y los ciclistas iban a coger el carril, el mismo por el que el coche circulaba”.

    Aquí, el punto donde acaba el arcén. El punto con los rastros del accidente está unos sesenta metros más adelante.


  3. Hay un camino (que algunos considerarían “via ciclista ¡aleluya!”) paralelo a la carretera, a la derecha de los ciclistas. Sin embargo, se pierde en el campo apenas unos cientos de metros más atrás, y está separado por una barrera y aparentemente en mal estado para circular por él. En cambio, al otro lado de la autovía sí hay una vía ciclista “en condiciones”, aunque los ciclistas tampoco pueden llegar a ella por los diversos setos, barreras y acequias que se interponen todo a lo largo de la mediana. De hecho, el punto más adecuado para cruzar hasta la via ciclista (¡aleluya!) está solo unos metros antes de llegar a la rotonda, y unos metros después de que se acabe el arcén derecho… más o menos exactamente donde ocurrió el arrollamiento.

    Una vista de satélite del tramo que recorrieron los ciclistas antes de ser atropellados. A su derecha (arriba) puede verse como del campo surge un camino (¿vía ciclista ¡aleluya!?) que continúa paralela a la carretera. Al otro lado de la autovía (abajo) una “via ciclista” atractiva, tentadora y ¿segura? Si lo deseas, amable lectora, puedes utilizar Streetview para comprobar que todo a lo largo del trayecto los diversos obstáculos impiden cruzar en bici la mediana.


    Aquí una magnífica vista del lugar de autos: a la izquierda, el punto del accidente. A la derecha, la via ciclista (¡aleluya!), a menos de veinticinco metros (mediana + dos carriles) de donde murieron los ciclistas. Al fondo a la izquierda el punto donde acaba el arcén por el que circulaban las víctimas.


  4. Esto empieza a ser interesante: aparentemente los ciclistas fallecidos estaban rodando en compañía de otros dos y se habían “descolgado de sus compañeros en las proximidades de la rotonda”. Lo que esto quiere decir, con toda probabilidad, es que los accidentados iban con prisa por alcanzar a sus compañeros. Una nueva pregunta surge inmediatamente: ¿En qué punto estaban sus compañeros cuando ocurrió el choque? y de manera más general ¿cual es la ruta que habían acordado seguir? y yendo más al grano: ¿Tenían previsto coger la “via ciclista (¡aleluya!)” para continuar por ella? Estos puntos tienen importancia y seguramente, amable y perspicaz lectora, ya entiendes por qué.
  5. Aquí es donde empiezan a entrar las cosas que no encajan: como ya hemos dicho respecto a la primera foto, resulta extraño que los restos del accidente estén en el segundo carril. Esta otra foto confirma que no parece haber otros restos sobre el asfalto, y ni siquiera huellas claras de frenado:

    [.]


    En resumen, la cosa tiene pinta de que los ciclistas se encontraban en el segundo carril cuando fueron arrollados. Lo cual tampoco tiene porqué ser en realidad un problema: el automovilista, incluso emporrado, podría haberles adelantado perfectamente por el carril derecho, y la cosda habría quedado en unos cuantos pitidos e insultos. Sin embargo hay otro punto extraño:

  6. La trayectoria del coche tras el volantazo (inútil) para evitar el choque. Repito la descripción hecha en la prensa:


    el vehículo implicado en el siniestro giró hacia la izquierda y atravesó la mediana, los dos carriles del sentido contrario e impactó contra una farola.

    Vamos a ver: si el accidente se hubiese producido al salir los ciclistas del arcén al primer carril, el volantazo del coche le habría llevado al segundo carril después, como mucho, a la mediana (que tiene varios metros de ancho) donde el coche habría quedado varado, pero muy difícilmente le habría hecho atravesar la mediana y los dos carriles contrarios hasta chocar con la farola de la forma brutal en que lo hizo. Y si los ciclistas hubiesen estado en el segundo carril cuando el automovilista los vio y empezó a maniobrar, el coche, como he dicho más arribas, simplemente los habría adelantado por la derecha.

Así que esta es mi hipótesis de lo que ocurrió:

  1. Los ciclistas subian por el arcén, a velocidad bastante lenta.
  2. Dos de ellos se quedan atrás. Aumentan las prisas y disminuye el nivel de alerta.
  3. El automovilista hace la rotonda detrás de ellos y entra en el tramo, lanzado a toda velocidad.
  4. Confiados en que el automovilista está todavía lejos, e infravalorando su velocidad, los ciclistas salen del arcén al primer carril.
  5. El automovilista se les está acercando a toda pastilla. Les ve maniobrar. Pasa al segundo carril para adelantarles. No problemo.
  6. Los ciclistas continúan su maniobra pasando al segundo carril justo en el momento en que el automovilista llega. El automovilista da un volantazo hacia la izquierda intentando evitarlos en el último momento, se los lleva por delante de todas formas, atraviesa la mediana y los carriles contrarios y se estrella contra la farola. Dos muertos.

La penúltima pregunta es, por supuesto: si esta hipótesis es correcta ¿qué demonios hacían dos ciclistas en el segundo carril de una autovía? Hay dos posibles respuestas para eso: la primera es que, dado que el arcén derecho se les acababa, estaban intentando cruzar hasta el arcén izquierdo. Esta hipótesis tiene bastante poco sentido porque llegar a la rotonda sobre el arcén izquierdo les iba a poner en una posición bastante poco confortable ante cualquier tipo de tráfico que encontrasen.

Y la segunda respuesta posible es que los ciclistas, habiendo llegado al punto donde podían por fin cruzar la mediana, estaban intentando hacerlo para cruzar el resto de la autovía y llegar, por fin, a la “via ciclista (¡aleluya!)”.

Esta es mi hipótesis, y a ella me atengo. ¿Es la correcta? No lo sabemos. Pero ¿es verosimil? Yo diría que es MUY MUY verosimil. Los que estén haciendo la investigación del accidente tendrán, si saben hacer las preguntas adecuadas, la posibilidad de comprobar si esta hipótesis es la buena o no lo es: el atestado de la Guardia Civil probablemente podría determinarlo. Pero para qué nos vamos a engañar: teniendo un conductor que ha dado “positivo en consumo de drogas” (aunque la droga que consumía fuese un porro), la investigación ya tiene un “culpable” y una “causa suficiente”, satisfactorios y políticamente correctos, para explicar lo ocurrido, mientras que investigar el posible impacto real de las carril-infraestructuras en la conducta y seguridad de los usuarios no beneficia, políticamente hablando, a nadie.

Y la pregunta final que queda es: Si los ciclistas murieron intentando llegar hasta la “via ciclista (¡aleluya!)”, ¿puede decirse que la presencia de la via ciclista ha tenido responsabilidad en su muerte? ¿habrían muerto estos ciclistas si simplemente hubiesen ocupado el carril derecho para entrar en la rotonda como vehículos?

Txarli
[ ]

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

4 comentarios to “Autopsia de accidente con dos muertos.”

RSS Feed for El carril-bici es el opio del pueblo ciclista Comments RSS Feed

Hola, no fui testigo del accidente pero pasé por ahí con la bici apenas veinte minutos después. No es realmente una autovía, es una vía de dos carriles en cada sentido con un arcén muy amplio (calculo unos dos metros), con una visibilidad perfecta y con la velocidad limitada a 80Km/h. El carril bici, además de estar en muy buen estado, es muy incómodo a causa de las rotondas. Yo sinceramente veo más peligroso el acceso a las rotondas desde este carril que desde la propia vía. Lo que no entiendo muy bien es por qué desaparecen los arcenes cerca de las rotondas en todas las carreteras. Así que dudo mucho que quisieran acceder a este carril bici. La única causa es la irresponsabilidad del conductor del coche que les atropelló. Sólo espero que no vuelva a circular nunca más.
Vivo en Elche y hago unos 10000Km al año por sus carreteras. Es muy duro encontrarse con estas cosas mientras uno entrena, cuesta mucho quitárselo de la cabeza. Pero hay que seguir, no podemos restringir nuestra libertad por culpa de esta gentuza. Mucho ánimo a familiares y compañeros de estos amigos.

Quise decir que el carril NO está en muy buen estado.

Estoy de acuerdo. En vez de investigar un poco más nos atenemos a la primera prueba o a la primera información que nos llega sin preguntarnos nada más. Así con todo. Que diera positivo y que fuera en ese estado no es justificable ni muchísimo menos pero, ¿Y si los ciclistas también tuvieron la culpa? O quizás el que hizo la carretera, porque si al fin y al cabo sólo querían llegar a su carril…. Nosotros no podemos buscar culpables porque no tenemos las pruebas, así que no deberíamos acostumbrarnos a hablar antes de tiempo. Nos toca sentir muchísimo que haya víctimas y esperar que no pasen estas cosas, bien por unos o por otros. Tenemos que circular con responsabilidad todos.

[…] Un ejemplo de cómo un carril-bici puede matar incluso a ciclistas que no están en él (pero que están maniobrando influidos por él) está aquí. […]


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: