La BiciCrítica de Madrid: ¿apta para menores?

Posted on 12 julio 2011. Filed under: Madrid | Etiquetas: , , , , , |

Hace ya tiempo que mostré mis reticencias a la peculiar visión del activismo ciclista (que podríamos quizá resumir en “gamberrismo disfrazado de espíritu lúdico”) que subyace a la BiciCrítica de Madrid. Según las opiniones de algunos asistentes, la BiciCrítica de Junio pasado resultó especialmente desastrosa.


Víctor-Dialogotomía:

Acabo de llegar de la Bici Crítica y bueno…para mí ha sido un desastre.

No sé qué ha pasado con la cabecera, pero el grupo ha ido muy disgregado y disperso desde el principio y eso ha generado muchísimos encontronazos con los coches. No ha sido como en otras ocasiones. En esta, los coches pululaban entre nosotros en la mayor parte del recorrido.

Sinceramente, a mí esto me crispa sobremanera y me hace sentir muy incómodo. Sin embargo sigo asistiendo, aunque…no sé, tengo mis serias dudas de seguir haciéndolo en adelante.

No me gusta el mal rollo que se genera con los conductores. He tenido que recriminarle a uno que a pesar de estar parado en un atasco entre varios coches (provocado por nosotros, todo hay que decirlo) al ver a una ciclista que ha querido colarse para pasar, ha acelerado y le ha metido un meneo. Ha habido un intercambio de gritos y nada más…


Me encanta el tipo de mentalidad que se empeña en creer que los encontronazos con los coches en la BiciCrítica son causados porque “el grupo ha ido muy disgregado y disperso” y que, aparentemente, se resolverían con un grupo más compacto. Por otra parte, algunos sufridos no-participantes también tienen opiniones:


kopke:

Hola,

yo también he usado siempre la bici en Madrid, para ir a la Universidad a diario, luego al trabajo…

Sin embargo me pilló el año pasado una de las concentraciones llevando a mi hijo al hospital de urgencias: no os imagináis qué mal lo pasamos…

No es justo que se corten las calles para que unos pijos os lo paséis bien, no es una protesta, es una putada. Por cierto mi hijo tiene una minusvalía, me tocará llevarle al hospital muchas veces, y no podrá ser en bici.

El jueves pasado casi me atropellan con las bicis en un paso de cebra (para colmo)

Que quede claro mi opinión:

BICILETA SI, INCIVISMO NO

La cosa se está haciendo tan clara que ya otra gente está empezando a hacer dibujos burlones…

[.]

Dibujo de GG en EnCarrilBiciPorMadrid


… un poco en la onda de algunas imágenes satíricos míos (y otras que estoy preparando para la tradicional temporada gráfica veraniega de mi blog):

[.]


Al hilo del desastre (que ya han intentado abordar anteriormente iniciativas como la Bicirrequetecrítica) se ha convocado una reunión “a favor de un mayor civismo en la BiciCrítica”. Los comentarios plañideros (y falsos) en plan “la BiciCrítica original no era así, era una delicia idílica de beatitud ciclista” no se han hecho esperar. Otros resultan más atinados, aunque yo diría que aún demasiado indulgentes con lo que está ocurriendo:

pichu:

Como pitoniso refutado preveo un fail muy grande. Se podrá llegar a conclusiones muy bonitas en la reunión (conclusiones que por otra parte son lógicas en cualquier cabeza bien amueblada) pero SIEMPRE estarán dando por culo los mismos de siempre y otros te llamarán derechón (léase el comentario de Axel) cuando una persona pide simplemente que se respeten las normas de circulación (no patinadores, no mp3, no beber alcohol si “conduces”).

No he ido nunca, ni nunca pienso ir. Yo reivindico la bici usándola. Punto


Es muy comprensible el intento de pensar que la culpa es de unos unos pocos pero claro, algunas preguntas resultan ineludibles, por ejemplo:

¿Cuántas formas no gamberras hay de saltarse un semáforo en rojo?


Quizá, podríamos pensar, hay algunos casos concretos en los que, según las circunstancias, saltarse un semáforo en rojo no sea estrictamente una gamberrada, pero no parece que dos mil tios saltándose doscientos semáforos del tirón sea uno de esos casos excepcionales. Y la conclusión, por tanto, es que el gamberrismo (gamberrismo buenrollista, eso sí: quizá el peor de todos) es una parte intrínseca de la BiciCrítica, y estaba ya tatuado desde el puto comienzo. El “gamberrismo de unos pocos” es sencillamente un efecto inducido por el propio concepto y diseño inicial de la BC. Y ahí están los documentos para mostrar que eso es así, y que algunos lo hemos venido diciendo desde el principio. Quien intenta falsificar la historia de la BC está mintiendo, y quien se hace el sorprendido y se rasga las vestiduras ahora es porque quiere. Por resumir: la BiciCrítica era antes menos catastrófica no porque fuese “mejor”, sino simplemente porque era más pequeña. Pero el germen de lo que es ahora estaba ahí.

En medio de esta situación tan edificante, la nueva ocurrencia de la critico-pandilla ha sido montar un “Comando Infantil Bicicrítico” (¡Toma ya!). El discurso con el que llega arropada la feliz idea está lleno de asteriscos políticamente correctos y amorosos diminutivos. La cita es “en la esquinita del Palacio…”:


llevemos a nuestr*s jóvenes pedaler*s a la Bicicrítica a que pasen un buen rato, hagan un poco de ejercicio, disfruten de la compañía y vean la cantidad de gente que pedalea por las calles. Usemos nuestras sillitas, carritos y remolques para l*s más peques y traigamos pedaleando a quien pueda hacerlo. Para vernos y disfrutar de un montón de infancia vamos a quedar a partir de las 8 en la esquinita del Palacio de Comunicaciones que da hacia el Paseo del Prado y a la Cibeles. Nos haremos más visibles y divertidos si adornamos las bicis con globos, banderolas guirnaldas y lo que se nos ocurra. Y si te animas, con pancartas que pidan el uso de la bici en la ciudad para l*s más peques, que tienen derecho a librarse de los coches tanto o más que los adultos.


Para realzar la presencia de niños en la BiciCrítica, no sé si a alguien se le habrá ocurrido, igual que muchos coches llevan cartelillos detrás avisando de que hay niños dentro…

[.]


… podría ser bueno que los chicos de la BiciCrítica llevasen cartelillos equivalentes “para ganarse el respeto” de los automovilistas encabronados:

[.]


Por otra parte, ya he dicho otras veces que el rollo ese de recurrir a los niños, y a los anciandos, y a todo tipo de gente vulnerable para justificar según que cosas no es mas que una estrategia de la carril-tribu para escudarse detrás de ellos: “Queremos carriles-bici para los niños que, fíjate tú qué casualidad, nos van a permitir a nosotros portarnos como niñatos” es el discurso que subyace a la mayor parte de las tonterías que se dicen en esa línea. Así que el cartel de “niños a bordo” quizá no representa demasiado la realidad y haría falta otro, algo así como éste:

[.]


En resumen, igual el logo de la BiciCrítica habría que irlo “evolucionando” también…

[.]


A mí, personalmente, la idea de llevar niños a un sarao como la bicicrítica se me antoja, como poco, una tortura para los propios chavales (y probablemente también para sus padres) a partir de la primera media hora; y, a largo plazo, simplemente una receta para el desastre. Me pregunto si se podría denunciar a los padres que lleven a sus hijos a la BiciCrítica por maltrato de menores, o incluso (en vista de los comportamientos que por lo que parece se observan por allí) por pura y simple corrupción de menores, por dejarles expuestos a semejantes influencias. En fin. Lo primero y más fascinante es comprobar cómo les funcionan las cabecitas a los promotores de este tipo de desatinos que creen que oyes, “La BiciCrítica no es segura para los niños, pero hay que ver lo que ha aprendido el mío“:

Image hosted by Photobucket.com

Sybil:

Creo que hay que tener en cuenta que esta vez iban bebés y niños, y que es duro tener que ir sorteando los coches con los peques, pues tienes que estar muy pendiente de que no se te echen encima a ambos. Yo sinceramente no repito con los crios pues no es seguro para ellos, aunque el mio iba encantado y fué un campeón que llegó con 4 añitos a Nuevos Ministerios con una bici con ruedines! Aunque lo importante es lo que aprendió ese dia .. va a ser difícil volver y dejarlo en casa!

Image hosted by Photobucket.com


A esa peña el cerebro le funciona como en los chistes de Gila: “¡Me habeis matao al hijo, pero lo que me he reído!


… y lo segundo fascinante es comprobar cómo el inefable defensor de las buenas formas y aprendiz de moderador de EnCarrilBiciPorMadrid, que intenta (algo pontificantemente) poner un poco de cordura en las tonterías sobre el tema, se gana el calificativo de “intolerante” por parte de la protectora, buenrollista y descerebrada mamaíta que cree que su niño, con ruedines, aprendió algo de valor en la BiciCrítica:

Aalto:

“lo importante es lo que aprendió ese dia”

Pues estamos bien, si lo que ha aprendido tu peque es que en bici puede circular como quiera, por donde quiera, sin cumplir ninguna regla y sin respetar al resto de usuarios de la vía. Mal vamos.

Quizá sea un bicho raro, pero yo le he enseñado a mis hijos (la pequeña tiene 9 años ahora) a circular por la calzada, aprovechando los domingos por la mañana con poco tráfico. Han aprendido a circular por el centro del carril, a circular por el carril derecho, a respetar los semáforos y las señales, a respetar al resto de vehículos con los que compartimos la calzada, a respetar los pasos de cebra, a ceder el paso en los cruces que sea necesario… y hasta a pasar sin problemas por las glorietas. Por supuesto, no utilizan nunca las aceras y se sienten sobre su bici en la calzada como un vehículo más. Eso no lo van a ver en la Bicicrítica, desde luego.



Sybil:

Sii a lo mejor tú sabes( que pareces saber mucho de todo) lo que enseñé ese dia yo a mi peque, INTOLERANCIA, y a dar sermones desde luego no. Como bien he dicho, no repito con él pues muchas de las cosas que pasaron ese dia nos disgustaron bastante, pero aún así yo no soy el papá de nadie ni voy con una actitud moralista que si no, ni vivo ni dejo vivir.


Y ahí estamos. Y uno se pregunta qué es lo que tiene que ocurrir no ya para que los carril-cretinos recuperen un uso mínimo de sus facultades, sino simplemente para que los bici-templagaitas se den cuenta del juego de perdedores en que se están metiendo intentando hacer razonar y llegar a “consensos” a esa carril-peña.

Txarli
[carril-Krusty]

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

La carril-mamaíta de esta historia tiene toda la pinta de ser de alguna tribu de carril-teletubbies.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Una respuesta to “La BiciCrítica de Madrid: ¿apta para menores?”

RSS Feed for El carril-bici es el opio del pueblo ciclista Comments RSS Feed


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: