Bicicletas, ciudades, viajes.

Posted on 27 octubre 2011. Filed under: Pamplona | Etiquetas: |

Uno de los aspectos más interesantes y reveladores de la batalla que se está desarrollando en el ciclismo urbano celtibérico en torno al problema de la segregación es la comprobación de cómo el simple plantamiento del tema ha subido de manera impresionante el nivel de discusión en el colectivo ciclista: por primera vez se están poniendo encima de la mesa (aunque tímida, parcial y tentativamente) temas y problemas reales, en vez del carril-discurso cargado de pajas tribales y clichés estúpidos (“qué guays y sostenibles somos los ciclistas, y que malos e irrespetuosos son los ‘enlatados'”) que ha venido dominando la cultura ciclourbana durante las últimas tres décadas.

Hay que constatar, sin embargo, que la subida de nivel es asimétrica, y sólo se está dando en el sector (más o menos) integrador, mientras que el carril-sector sigue (no sé si por vicio o por límites intelectuales insuperables) intentando aferrase a la sarta de idioteces que tan buen resultados les ha venido dando hasta ahora. Así, tenemos a algunas de las cabezas mejor amuebladas, más honestas, currantes y creativas de la nueva generación del ciclismo urbano celtibérico mostrando serias dudas respecto al carril-bici segregado, cuando no trabajando directamente para oponerse a él. Mientras que las posiciones más petulantes, esclereotizadas, apoltronadas, manipuladoras o sencillamente estúpidas están del lado de la segregación.

Y, vamos: hay un un enorme campo entre medias de colectivos e individuos que guardan un ensorecedor silencio o no se dan por enterados, pero no hace falta ser un lince para darse cuenta de por donde va el futuro.

Cuento todo esto con el único propósito de continuar mi homenaje a la nueva generación con una mención a lo que enlazaba más arriba como una de las cabezas más honestas del nuevo ciclismo urbano: el blog de Bicicletas-ciudades-viajes, radicado en Pamplona, que tiene una mirada estupendamente distinta de la mía (por ejemplo, artículos como éste que toca el significado político y social profundo de la obligatoriedad del timbre de la bici, o éste, donde radiografía algunos trucos propagandísticos de la carril-curia, son auténticas joyas), y que a pesar de sus titánicos esfuerzos por mantener un discurso constructivo, moderado y educado, ha sido ya repetidamente calificado como “taliban” (después de que él me calificase así a mí, ja ja ja ja) por la carril-chusma, demostrando una vez más lo que ya sabemos: que para esa gente, simplemente decirles la verdad es ser un “radical”, y preguntarse porqué ellos no la ven es “insultarles”.

Qué se le va a hacer.

Txarli

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

En Pamplona parece que hubo en su momento un grupo precursor que también merecía un homenaje, pero no parece que haya sobrevivido.

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

5 comentarios to “Bicicletas, ciudades, viajes.”

RSS Feed for El carril-bici es el opio del pueblo ciclista Comments RSS Feed

La ‘señal de tráfico’ en la que aparece un peatón dando un puntapié a un ciclista, me gustaría utilizarla en una entrada en mi blog, citando fuente, con tu permiso. Saludos.

La respuesta es “adelante y gracias” a todas las veces que me lo preguntes. Simplemente deja aquí un enlace cuando lo hagas, para que vayamos a verlo.

lo que se os reprocha a gente como tú, son las formas, no lo que predicais.

Los que hemos reprochado las formas de Txarli no han sido los que defienden el carril-bici, sino los propios que defendemos el ciclismo vehicular de forma “educada”. Sin embargo, a éstos últimos no nos ha valido para nada porque hemos sido encasillados con el mismo adjetivo que lo han hecho con Txarli.

Cualquier crítica hacia la implantación de estas infraestructuras va a ser marginada o tachada de fundamentalista, extremista, malvada, sádica o “maleducada” porque son críticas hacia una técnica que llegó a este país para salvarnos de la amenaza del coche y para cuidar el medio ambiente. Ninguna persona con responsabilidad -política o económica- se va a tomar en serio la locura de ciertos ciclistas que no quieren carriles-bici. En primer lugar, ni siquiera saben que éstos puedan existir. Y cualquier voz que rompa la harmonía puede ser demasiado disonante.

Por lo tanto, no son las formas sino el contenido lo que le molesta a los defensores dogmáticos del carril-bici. Por ese mismo motivo los debates públicos reales (no los que hay por internet, que no pueden calificarse como debates) sobre estas cuestiones no son aceptados en muchos círculos: técnicos de movilidad y concejales que se han gastado millonadas en construirlos y colectivos ciclistas y ecologistas o partidos políticos que han venido defendiendo esta infraestructura durante muchos años.

Cada vez que hay gente que quiere debatir sobre ello (suele ser gente sin intereses -económicos o políticos-), tengo que darles las gracias en primer lugar, porque no es habitual que me reciban con los brazos abiertos para hablar de estas cuestiones (que para mí con superfluas) y que para ellos son tan delicadas.

Dejar en ridículo y en evidencia a ciertas ideologías o prácticas políticas, ha sido una práctica habitual durante los siglos de los siglos en la vida política. Por lo tanto, las prácticas de Txarli no deberían escandalizarnos tanto. Bueno, a mi no me escandalizan claro. Pero a los que llevan años creyendo en la fé carrilbicista leer a Txarli es como leer la voz del diablo para un católico.

Esas mismas personas que se escandalizan, sin embargo, le puede encantar cuando se ridiculiza a políticos o sus prácticas, etc… Sin embargo, cuando le tocan su talismán la lían. Yo creo que, por un lado, hay algunos que tienen responsabilidad económica y/o política en el asunto y por eso no les gusta que les pongan en ridículo por algo que han hecho en bien de sus súbditos; y, por otro lado, hay otros que simplemente son creyentes desde hace muchos años y les duele que pongan en evidencia a su deidad. Los que tienen cierto grado de apertura mental están abiertos a nuevos enfoques y podrán entender ciertas cosas demasiado evidentes como para que Txarli las tenga que estar explicando continuamente. Y es que, hay que leer previamente, informarse antes de soltar cualquier estupidez.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: