En bici por la política de Madrid.

Posted on 21 diciembre 2011. Filed under: Madrid | Etiquetas: , , |

Esto pretende ser algo parecido a un homenaje, pero no estoy seguro de que proceda, y tampoco sé cómo me va a salir. La cuestión es que si no lo hago ahora probablemente no voy a tener la oportunidad de hacerlo en mucho tiempo, porque tiene toda la pinta de que una nueva batalla está a punto de comenzar, de que va a ser encarnizada, y de que vamos a caer de nuevo a lados distintos de la raya. En fin.

El caso es que he tenido muchas ocasiones para el enfrentamiento con los chicos de lo que he venido llamando EnCarrilBiciPorMadrid, desde que, hace un par de años, irrumpieron en el panorama del ciclismo urbano celtibérico con unas posiciones que rebosaban entusiasmo, ingenuidad y paletismo a partes iguales. En aquel momento, y en otras ocasiones, me burlé sanguinariamente de ellos tanto aquí como en su propio blog, donde varias veces han tenido (y han aprovechado) las oportunides de hacer el ridículo que el carril-temilla (y los carril-zopendos) proporciona a todos los que se ponen en plan dialogante y tolerante y nadar-entre-dos-aguas y tal y cual (en plan templagaitas, para entendernos). Algunos de los puntos memorables de su ridículo fue cuando el ínclito Aalto me acusó (primer nivel de ridículo) de escribir allí para promocionar mi blog para después (segundo nivel de ridículo) censurar a la chita callando mi réplica:

[.]


o cuando, el mismo Aalto, después de decir algunas bobadas más densas de lo habitual (primer nivel de ridículo), después de mostrarse preocupadísimo por mi vocabulario mientras dejaba plácidamente que otros carril-cretinos se la metiesen doblada con estupideces, infundios y embustes mucho más insultantes (segundo nivel de ridículo), después de salpicar él mismo la discusión con sus propias mentiras (probablemente involuntarias: simples vacios mentales, pero tercer nivel de ridículo, para él y para sus lectores que se las tragaron), optó expeditivamente por bloquear mis comentarios “hasta que le pidiese que me levantase el castigo” (cuarto y quinto niveles de ridículo, porque si hay algo más patético en estas situaciones que ponerse en plan condescendiente de plexiglás es hacer amenazas que uno no va a poder cumplir).

[Pantallazo: Al rincón, hasta que me pidas perdón.]


Hubo, desde luego, otros hilarantes ejemplos de pardillez, pero no me voy a poner a buscarlos por los archivos, porque he dicho que esto pretendía ser un homenaje (aunque esté siendo rarito). El caso es que estos chicos, a pesar de empezaron haciendo un ridículo estelar, han demostrado tener algo que los carril-progres de toda la vida no tienen:

Para empezar, han mostrado tener capacidad de atraer a gente con talento, y la llegada de Villarramblas al equipo ha supuesto un punto de inflexión que sin duda les ha evitado naufragar y convertirse en un nuevo flop del ciclismo urbano celtibérico;

Además, y desde luego, han demostrado tener iniciativa y alguna idea fresca: es flipante que después de veinte años de penosa y vacía carril-politiquería de los de Pedalibre hayan tenido que venir estos chicos a inventar los bicifindes;

En tercer lugar han mostrado ser capaces de crear una comunidad en su blog: los hilos de comentarios ahí son quizá (aunque con una cantidad de carril-idioteces nada desdeñable) lo más dinámico que hay en este momento en la bici-Internet celtibérica (dejando a parte, claro, todo el entorno de CiudadCiclista, donde va a parar) y, por supuesto, una idea tan audaz como los bicifindes no habría podido consolidarse mínimamente sin inspirar y reclutar un grupo más amplio de gente que la que la inició;

(Vale la pena mencionar que no tenían fácil lo de crear una comunidad, con el estigma que les han puesto los cotilleos interneteros de ser de derechas en un entorno donde “lo suyo” es ser un “progre” (un carril-progre, más en concreto). El hecho de que un colectivo dominantemente carril-progre haya encontrado refugio en un blog pilotado aparentemente por gente de derechas no solo es en sí mismo un homenaje a estos chicos, sino que ejemplifica a la perfección el estado intelectualmente comatoso del carril-progresismo celtibérico y, además, ayuda a entender buena parte de la dinámica en la que están enredados tanto los blogueros como los comentaristas).

Y, en cuarto lugar y finalmente, han demostrado tener una buena (aunque desigual, y algunos un poquito limitadita) capacidad de aprender o al menos de adaptarse: un buen ejemplo de esto son, otra vez, los Bicifindes, que surgieron cuando la idea inicial, los “Biciviernes” no parecía estar funcionando. Otro ejemplo es la relativa modificación de su discurso desde el carrilbicismo pitecantrópico con el que empezaron, y que ya he mencionado.

En fin: en el tema que nos ocupa, estos chicos siguen haciendo el carril-ridículo de vez en cuando, pero más o menos han aprendido a adaptarse a la tormenta: a decir las generalidades más o menos correctas o a estarse calladitos y disimular y, aunque de vez en cuando se les vé la patita, no lo hacen en general de la manera completamente obscena de cuando empezaron.

Y si digo que quería rendirles este pequeño homenaje mientras sólo son adversarios antes de empezar una nueva batalla y se conviertan en enemigos, es porque la caspa está volviendo a Madrid:

[.]


Y si la carril-caspa vuelve a Madrid, y todo el mundo se porta según el guión, la situación se va a volver Groucho-Kafkiana por momentos: si Ana Botella (o incluso Gallardón, si siguiese) la emprenden a carril-oxtias con la ciudad, entonces los carril-progres no van a poder quejarse de las “obras faraónicas”, porque estas son las obras faraónicas que ellos han estado pidiendo. Pero tampoco van a poder celebrar alegremente que las haga un(a) alcalde(sa) de derechas, así que van a tener que concentrarse en gruñir diciendo que no son suficientes y gimotear sobre lo espantosos que resultan los que vayan construyéndose (lo van a tener fácil, y ya sabemos que el activismo carrilbicista tiene dos fases: la primera es pedir carriles-bici, y la segunda protestar por los defectos que tienen). Por su parte, nuestros blogueros más dicharacheros de hoy (si son de derechas, como dicen los cotilleos) van a sudar tinta intentado demostrar, muy civilizadamente (ellos son así: civilizaditos) que, en fin: los carriles-bici que Santa Ana construya son necesarios y los que no construye no lo son, y guardando un civilizadísimo pero delator silencio respecto a los diversos carril-horrores que van a ir emergiendo.

[Dibujo de Chuparuedis]


Y los demás vamos empezar a reunirnos para leer su blog como los que se reunen para hacer unas risas durante la retransmisión de un partido de fútbol: con cervezas, enormes cuencos de palomitas y ganas de simplemente descojonarnos. Porque ya digo, las diversión va a ser de proporciones Groucho-kafkianas.

En resumen: que si la carril-caspa llega a Madrid estos chicos van a tener que significarse. Van a tener que decir claramente qué es lo que opinan sobre la mierda que aparentemente está planificandose para Madrid en esta nueva etapa. Y entonces es cuando va a quedar claro si tienen algo solvente que aportar, si son de verdad inteligentes, o si simplemente han llegado a donde están empujados por la carril-mediocridad que les rodea y por un viento que soplaba a su favor.

El homenaje ha acabado. Los cuchillos están afilados. Vosotros moveis, chavalitos.

Txarli

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

Madrid, a la chita callando, y gracias precisamente a la (relativa) inacción política, iba camino de convertirse en una ciudad emblemática del ciclismo urbano. ¿Dejaremos que caiga en las fauces del carrilbicismo?
Anuncios

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

6 comentarios to “En bici por la política de Madrid.”

RSS Feed for El carril-bici es el opio del pueblo ciclista Comments RSS Feed

Curioso homenaje, vive Dios.
En fin, antes de que lleguen los cuchillos: ¿tienes alguna aportación al respecto de las vías que se pretenden reformar, sobre todo Alcalá-Mayor, antes de que sucedan, a ver si se puede hacer algo?
Suscribo la que proponías en este artículo en el lado norte de Alcalá con Velázquez:
http://www.enbicipormadrid.es/2011/11/excepto-bus-taxis-motos-y-bicicletas.html

¿Me estás pidiendo ayuda, Villarramblas? ¿Para qué, para minimizar los daños del horror? ¿para que el horror resultante sea más digerible, para eliminar los aspectos más atroces, para que luego nos resulte más difícil todavía explicarles a los carril-tarugos de siempre cómo el horror sigue siendo horror aunque parezca bonito?

No, Villarramblas: no cuentas conmigo para eso. El carril-bici no debe hacerse, y no voy a colaborar con una estrategia que parte de la base de considerarlo inevitable. Así que vuelve a preguntarme cuando puedas decirme: “me ha llegado el cotilleo de que están dispuestos a no hacer ninguna estructura segregada si se les puede ofrecer un planteamiento integrado decente”.

O mejor todavía: vuelve a preguntarme cuando puedas decirme: “han cancelado el proyecto de segregación, sin condiciones. Ahora podemos plantearles alguna alternativa sensata.”

Y no es que sea dificil, para alguien que tenga ojos en la cara y no esté carril-encebollinado o empeñado en parecer retro-progre (que creo que es lo que le pasa a la Ana). Ya que has mencionado mi sugerencia en el lado norte de Alcalá, te hago notar que a pocos metros, en el lado sur, hay otra barrera completamente evidente y de fácil solución. No te la voy a explicar porque eres un chico inteligente:

http://www.gmap-pedometer.com/?r=5225739

Y, siendo inteligente, me imagino que te das cuenta de que todas estas soluciones son incompatibles con el proyecto de carril-bici segregado, ¿no?

Hora de elegir para Madrid: la caspa o el futuro.

Para mí, me resulta absurdo que se planteen ese itinerario, habiendo otras prioridades presupuestarias y otras decenas de maneras de ir del Retiro al Río sin necesidad de hacer cambios. Creo que tiene mucho de propaganda y que el distrito centro es el que menos necesita este tipo de cosas y en el que menos servirá para reducir el uso del coche.

No creo que tengamos capacidad para anularlo, aunque me ha llegado un cotilleo de que puede que sí estén dispuestos a hacer cambios de un proyecto, que por lo que va trascendiendo a la prensa tendrá un muestrario de todo tipo de soluciones.

O a lo mejor sólo es un paripé del ayuntamiento para decir que “han contado con la colaboración de asociaciones ciclistas blablabla…”, eso no lo sé, y estás en tu derecho de no querer participar. Yo opto por ver qué cosas se pueden cambiar.

Agradecido por la solución de ese giro, se me había pasado por alto.

Por supuesto que es un paripé: todo el tramo entre Sol y Plaza de oriente es trivial, aunque se podría poner un SRC decente. En todo el tramo entre Sol y O’Donnell no es posible hacer nada que no empeore la situación (o sí: se podría peatonalizar, ¿verdad?), y todo el tramo al oeste de la Plaza de Oriente no cumple otra función que empalmar con Madrid Rio (ya sabemos: la idiotez esa de “la continuidad”). En realidad es patente que el origen de todo el engendro es empalmar el carril-bici de O’Donnell con Madrid Rio: un función estrictamente política, y un magnífico ejemplo de cómo un carril-bici malo provoca la construcción de otro peor.

Y además, con lo que se va a gastar en esa mierda política se podrían hacer cosas serias y probablemente se podría arreglar casi todo lo importante que hay que arreglar para las bicis en todo el interior de la M30, pero nada: más carril-mierda y más dinero tirado a la basura.

Y sí: las cosas se pueden cambiar. Pero para que cambien hay que empezar por decir con claridad lo básico: Ese proyecto es mierda y no lo queremos. Con gente como vosotros templando gaitas (los que no simpatizais en la intimidad con la mierda, que sospecho que Aalto lo hace), y masajeando con delicadezas los oídos de los políticos y los técnicos es como seguro que las cosas no van a cambiar.

Perdón por mi ignorancia ¿qué es un SRC?

SRC: “Sentido reservado a ciclistas“. Que para nada son lo mismo que un “carril-bici a contra sentido” como la animalada que pusieron en Cartagena ni las otras animaladas que con el mismo nombre se están poniendo de moda por todos los sitios que quieren parecer modennos a la par que carrilbicistas.

Me resulta interesante que digas que puede ser un paripé del Ayuntamiento “para decir que han contado con la colaboración de asociaciones ciclistas blablabla…” y que tu reacción ante ello sea buscar propuestas de minimización de daños que pueden o pueden no ser aceptadas, pero cuyo efecto inmediato, evidente e ineludible va a ser legitimar el desastre. Si los del Ayuntamiento están dispuestos a aceptar sugerencias, la única opción digna que veo para alguien como tú (que entiende bastante bien el problema) es decirles que NINGÚN NIVEL DE SEGREGACIÓN ES ACEPTABLE, porque para decirles todas las otras cosas y para ponerles paños calientes y ayudarles a poner parches va a haber muchísima más gente dispuesta. Y si el Ayuntamiento lo está haciendo de cara a la galería para obtener la bendición de los colectivos, la única opción es dejar claro públicamente que no tiene la vuestra.

Por supuesto, no se me oculta que tú estás enredado en tus propias dificultades derivadas del grupo con el que trabajas. Pero eso, querido Villarrambas, es excusa sólo hasta cierto punto.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: