Pamplona

Niños de 11 y 7 años en bici atropellados en Pamplona.

Posted on 3 julio 2012. Filed under: Pamplona | Etiquetas: , , |

Villarramblas nos trae la noticia de un buen señor que deja la bicicleta después de tener un accidente en Pamplona:


Llevo 30 años utilizando la bicicleta como medio de transporte urbano.

Ni uno más.

(…)

Últimamente los responsables de tráfico de la ciudad, (…) Han decidido que una raya blanca hace de la acera un carril bici, pero los problemas de convivencia con peatones se han multiplicado.

El resto de carriles bici en la calzada presentan múltiples problemas, discontinuidad, señalización insuficiente, utilización por peatones, repartidores, aparcadores, todos menos los servicios de limpieza, escasez ….

Hasta justo antes de dar con mis huesos en el asfalto por culpa de un coche que no respetó mi preferencia de paso en una rotonda, era partidario de que la bicicleta tenía que ir por la calzada.

Vaya por Dior: este buen señor ya no cree que sea posible ir en bici por la calzada. Mecachis. ¿Por qué? Él nos lo explica…


las noticias de la semana pasada, dos niños atropellados en la avenida de Zaragoza, dos ciclistas heridos graves en Berrioplano, un joven muerto en Tudela, más los que me dejo, y sin entrar a valorar las circunstancias de cada caso ni el grado de responsabilidad del ciclista o el peatón en sendos casos

Caramba: tres accidentes en apenas unos pocos dias le han hecho cortarse la coleta de ciclista. Una búsqueda en Google nos muestra lo que ha pasado:

Accidente 1: adolescente muerto en Tudela. Resulta ser un accidente vehicular, por alcance. Esas cosas pasan.

Accidente 2: Dos ciclistas heridos por un menda que se había pasado de copas.

Ambos son accidentes en vias interurbanas. Pasemos al más conmovedor:

Accidente 3: los dos niños atropellados en la Avenida de Zaragoza. La prensa no da muchos detalles, pero el lugar es éste:


Dejo al juicio de la amable lectora la conclusión de si estos dos chavales (11 y 7 años) estaban circulando por la calzada o, siguiendo seguramente el ejemplo de sus padres, estaban cruzando cicleatonalmente…

Txarli

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

A los niños, el carrilbicismo/cicleatonismo les está dando de oxtias por ambos lados.
Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

Pamplona: de tres ciclistas muertos desde 2007, dos en carril-bici.

Posted on 15 febrero 2012. Filed under: Pamplona | Etiquetas: , , , |

En Noticias de Navarra:


Según recoge el informe de accidentabilidad de Pamplona de 2011, desde 2003 (con 36) los siniestros de bicicletas han aumentado en un 75%, un ascenso en el que se debe tener en cuenta el mayor número de ciclistas que circulan por la ciudad. Desde 2007, se han producido en Pamplona tres accidentes mortales, que han dejado 14 heridos graves, 337 leves y 95 afectados por daños menores.

Los dos muertos por sobredosis de carril-bici están reseñados aquí y aquí.

Tras las muertes, el Ayuntamiento se pone a “mejorar” los carriles-bici, el grupo socialista municpal constata el “importante incremento de accidentes en los que se ven involucradas las bicicletas”. [A pesar de que los accidentes generales están disminuyendo] Al respecto, (…) ha reiterado la necesidad en la mejora e implantación de los carriles bici. y los carril-activistas locales entran en modo “Carril-bici sí PERO NO ASÍN”

[.]


Vamos: que todo normal, y que la concentración de tontolabas por metro cuadrado de carril-bici en Pamplona es la misma que en cualquier otro lugar.

Ahora que lo pienso, igual la concentración de tontolabas por metro cuadrado de carril-bici es, como la velocidad de la luz o la constante de Plank, un valor universal, una de las características del universo mundo. Eso explicaría que cuantos más carriles-bici se construyen en una ciudad, más carril-tontolabas se encuentran en ella. Qué bonita es la ciencia, que nos permite hacer estos descubrimientos, ¿eh?

Txarli

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

Siempre me ha parecido fascinante el rollo “¡Este carril-bici es muy malo, queremos más!”
Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

Bicicletas, ciudades, viajes.

Posted on 27 octubre 2011. Filed under: Pamplona | Etiquetas: |

Uno de los aspectos más interesantes y reveladores de la batalla que se está desarrollando en el ciclismo urbano celtibérico en torno al problema de la segregación es la comprobación de cómo el simple plantamiento del tema ha subido de manera impresionante el nivel de discusión en el colectivo ciclista: por primera vez se están poniendo encima de la mesa (aunque tímida, parcial y tentativamente) temas y problemas reales, en vez del carril-discurso cargado de pajas tribales y clichés estúpidos (“qué guays y sostenibles somos los ciclistas, y que malos e irrespetuosos son los ‘enlatados'”) que ha venido dominando la cultura ciclourbana durante las últimas tres décadas.

Hay que constatar, sin embargo, que la subida de nivel es asimétrica, y sólo se está dando en el sector (más o menos) integrador, mientras que el carril-sector sigue (no sé si por vicio o por límites intelectuales insuperables) intentando aferrase a la sarta de idioteces que tan buen resultados les ha venido dando hasta ahora. Así, tenemos a algunas de las cabezas mejor amuebladas, más honestas, currantes y creativas de la nueva generación del ciclismo urbano celtibérico mostrando serias dudas respecto al carril-bici segregado, cuando no trabajando directamente para oponerse a él. Mientras que las posiciones más petulantes, esclereotizadas, apoltronadas, manipuladoras o sencillamente estúpidas están del lado de la segregación.

Y, vamos: hay un un enorme campo entre medias de colectivos e individuos que guardan un ensorecedor silencio o no se dan por enterados, pero no hace falta ser un lince para darse cuenta de por donde va el futuro.

Cuento todo esto con el único propósito de continuar mi homenaje a la nueva generación con una mención a lo que enlazaba más arriba como una de las cabezas más honestas del nuevo ciclismo urbano: el blog de Bicicletas-ciudades-viajes, radicado en Pamplona, que tiene una mirada estupendamente distinta de la mía (por ejemplo, artículos como éste que toca el significado político y social profundo de la obligatoriedad del timbre de la bici, o éste, donde radiografía algunos trucos propagandísticos de la carril-curia, son auténticas joyas), y que a pesar de sus titánicos esfuerzos por mantener un discurso constructivo, moderado y educado, ha sido ya repetidamente calificado como “taliban” (después de que él me calificase así a mí, ja ja ja ja) por la carril-chusma, demostrando una vez más lo que ya sabemos: que para esa gente, simplemente decirles la verdad es ser un “radical”, y preguntarse porqué ellos no la ven es “insultarles”.

Qué se le va a hacer.

Txarli

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

En Pamplona parece que hubo en su momento un grupo precursor que también merecía un homenaje, pero no parece que haya sobrevivido.
Leer entrada completa | Make a Comment ( 5 so far )

Cicleatones: ¿están protegiendo a sus hijos…

Posted on 18 abril 2011. Filed under: Pamplona | Etiquetas: , , |

… o se están escudando detrás de sus hijos?


Lo digo porque uno ve a esos imbéciles en la bici por las aceras y, fráncamente: el único motivo para no mandarles a todos a la calzada de un saludable patadón es el niño que el primer imbécil lleva para justificar su presencia allí.

Txarli

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

Ya se sabe: hay que reivindicar el derecho a dar por culo a los peatones.
Leer entrada completa | Make a Comment ( 7 so far )

Muerte nada accidental de una ciclista (II).

Posted on 15 marzo 2011. Filed under: Pamplona | Etiquetas: , , , , |

[Continua desde Muerte nada accidental de una ciclista].

Trinidad Remírez no es, ni mucho menos, la primera persona muerta en un carril-bici, pero su accidente tiene un detalle quizá sin precedentes: por primera vez un colectivo activista local, a pesar de un cartel modosito que proclama el “NO a ESTE carril-bici”…


… y a pesar de repetir las líneas habituales que los colectivos ciclistas suelen decir en estos casos…


los carriles bici de los que se está dotando Pamplona no cumplen ningún criterio claro de seguridad, trazado, prioridad, visibilidad, funcionalidad o conectividad.


… esta vez no lo utilizan para continuarlo con el soniquete de que “hay que hacer los carriles-bici bien, oiga usté”. Esta vez estos chicos hacen una descripción completamente exacta de lo ocurrido, y se han atrevido públicamente a decir algo que quizá nunca un colectivo celtibérico había dicho en público en una situación como esta:

Ekologistak Martxan sigue recomendando a los ciclistas de Pamplona que circulen por la calzada, y no por la acera o por los carriles bici. La bicicleta es un vehículo muy apropiado para andar por Pamplona, es la alternativa al coche (y no al peatón), y tiene tanto derecho como el automóvil (o más, dado que no contamina) a circular por la calzada. Los malos carriles bici no ofrecen seguridad, sino una falsa sensación de seguridad. Por lo que consideramos que en Pamplona es mejor ir por la carretera.


Guau.

Algo está cambiando.

Por lo demás, la responsabilidad de la infraestructura llamada “carril-bici” en la muerte de Trinidad Remírez es tan evidente que incluso el Ayuntamiento de Pamplona, que inicialmente estaba en plan “aquí no pasa nada, circulen, por favor“, tuvo poco después que rectificar y anunciar que modificaría ese carril-bici, y parece incluso que podría revisar todos, para “quitarles los defectos”. Matilde Remírez se mató al chocar (o al esquivar) una puerta de un coche, así que el Ayuntamiento parece que quiere aumentar el espacio de separación entre los carriles-bici y los coches: como dice la nota de prensa del Ayuntamiento:


El Ayuntamiento de Pamplona modificará el carril bici en la calle Gayarre para establecer una distancia de separación entre este trazado y el área de influencia de los coches estacionados para eliminar, o cuando menos minimizar, los conflictos que puedan darse entre coches y ciclistas.

Para ello en los próximos días se procederá a colocar una hilera de piezas de caucho entre el carril bici y la zona de aparcamiento de vehículos. Las piezas se situarán a una distancia de entre 45 y 50 centímetros de los elementos (piedra de calatorao) que actualmente delimitan el carril bici. Esa distancia, sumada a los 23 centímetros de anchura de la separación actual, conforma un espacio de unos 70 centímetros entre el carril bici y el lateral del vehículo estacionado en línea. Los vehículos, por tanto, aparcarán en torno a medio metro más lejos del carril bici, suficiente para evitar situaciones de riesgo.

Esa nueva franja de seguridad de 45 o 50 centímetros se resta del carril de circulación de los vehículos que, al tener la calzada una anchura de 3,80 centímetros, admitiría esta modificación sin demasiada incidencia para el tráfico.


¿Está de verdad cambiando algo?

El Ayuntamiento cree que añadiendo unos centímetros de colchón entre los coches y las bicis todo va a volver a estar bien.


… el problema de esto es que esa es sólo una de las múltiples formas en las que puede matarse un ciclista en un carril-bici. Están también los accidentes provocados por la pérdida de visibilidad derivada de la barrera “protectora” de coches aparcados, y los accidentes provocados por la bidirecionalidad, y los accidentes provocados por las posiciones anómalas en los giros, y etc etc etc. Si el Ayuntamiento va a esperar a corregir los “defectos” de los carriles-bici uno a uno, a medida que se van sucediendo los muertos, pues en Pamplona vamos a tener un catálogo muy interesante de horrores carrilbicistas. Cada carril-horror ilustrado con un cadáver.

Y luego, además, está la pregunta de ¿qué está dispuesto a hacer el Ayuntamiento de Pamplona para “corregir los defectos”? ¿Va a continuar el Ayuntamiento de Pamplona con la conocida carril-política de añadir colchones, barreras, señales, rayitas, colorines, lucecitas, meandros y otros barroquismos a los carriles-bici con el objeto de “mejorarlos”? ¿Es esa la vía de acción posible, más de lo mismo? ¿O estaría dispuesto el Ayuntamiento de Pamplona a contemplar la posibilidad de que algún carril-bici, en algún lugar de la ciudad, simplemente tiene que ser eliminado?

En definitiva, ¿Qué es lo que quiere de verdad el Ayuntamiento de Pamplona, “mejorar los carriles-bici” o mejorar la calle para los ciclistas?

Porque puede resultar que ambos objetivos fuesen incompatibles

Esa es la pregunta del millón, y si el Ayuntamiento de Pamplona no está dispuesto a considerar la posibilidad de eliminar un carril-bici, entonces nada ha cambiado y los oxtiones (quizá con muerte) van a seguir produciéndose.

Y lo irónico del asunto es que si el Ayuntamiento de Pamplona se toma seriamente unos mínimos criterios de calidad para los carriles-bici, y acepta honestamente que el desmantelamiento de alguno de ellos (aunque sea uno solo) es una opción posible, entonces el Ayuntamiento de Pamplona no va a tardar en descubrir que la mayor parte de los carriles-bici que ha construido hasta ahora, no solo el carril-bici en el que murió Trinidad Remíres y el carril-bici en el que murió Yoana Stoyanova, sino muy probablemente la mayor parte de los demás:

a) No cumplen los mínimos criterios de seguridad exigibles seriamente.
b) No pueden ser “mejorados” para cumplirlos.
c) No añaden realmente nada a la seguridad y a la comodidad de los usuarios de bici.
d) Y, en consecuencia, simplemente, la mejor opción es desmantelarlos.

Por supuesto, la superstición carrilbicista está tan imbuída en la mentalidad de la población (a pesar de la evidencia en contra que aparece con regularidad en forma de heridos y muertos) que tomar la decisión de desmantelar no ya uno, sino varios carriles-bici segregados está condenada a ser (al menos inicialmente) polémica aunque, por otra parte, también pondría al Ayuntamiento de Pamplona en la vanguardia de lo que va a ser las políticas de promoción de la bicicleta del futuro.

Porque la pregunta que el Ayuntamiento de Pamplona debería hacerse para cada uno de sus carriles-bici no es “¿Este carril-bici tiene defectos y puede ser mejorado?”. Esa es una pregunta que sólo le puede llevar a más chapuzas y a más accidentes. La pregunta real para cada carril-bici es ¿este carril-bici es necesario, teniendo en cuenta las condiciones de circulación por la calzada? ¿este carril-bici puede ofrecer alguna ventaja real?

Y si el Ayuntamiento de Pamplona se atreve a hacerse esta pregunta con seriedad (pensando en la seguridad y los intereses reales de los usuarios, no en las necesidades de la política, del populismo o de la burocracia “sostenible”), va a encontrar con mucha frecuencia que la respuesta es, sencillamente, NO. Porque no hay mas que mirar en Street View la calle donde está el caril-bici que asesinó a Trinidad Remírez…

Trinidad Remirez murió en este carril-bici. En la calzada habría estado perfectamente visible y a salvo.


O a alguno de las otras vias segregadas que Bici Taldea y Ecologistas en Acción han señalado como peligrosas…

Atropellaría usted a un ciclista que estuviese circulando tranquila y disciplinadamente por la calzada en esta calle?


…para darse cuenta de que el problema primario de estos carriles-bici no es que estén “mal diseñados”: es sencillamente que son innecesarios, no aportan ninguna ventaja y hacen (como ha mostrado horriblemente la muerte de Trinidad Remírez) más mal que bien.

Pero para encontrar la salida a este atolladero, el Ayuntamiento de Pamplona va a tener que entender que el problema no son las puertas de los coches: el problema es el intento desquiciado de mantener con forceps las bicis fuera de su lugar natural en el tráfico. El problema es el intento de tratar a los usuarios de bici como si fuesen una especie de discapacitados y las bicis como un modelo especial de sillas de ruedas. El Ayuntamiento de Pamplona va tener que recuperar una pequeña y casi olvidada píldora de sentido común: la que dice que las bicis son, simplemente, vehículos, que su lugar es la calzada, y que cualquier calzada urbana que tenga problemas para las bicis tiene problemas serios que no se resuelven con una ñapa etiquetada como “carril-bici”.

Bicis a la calzada en Pamplona. EL MOMENTO ES AHORA.

Txarli

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

Pamplona en mi antiguo blog.
Leer entrada completa | Make a Comment ( 4 so far )

Muerte nada accidental de una ciclista (I).

Posted on 12 marzo 2011. Filed under: Pamplona | Etiquetas: , |

Antes de comenzar, amable lector, guardemos un minuto de silencio por las dos ciclistas muertas (si: ambas mujeres) en Pamplona en apenas unos meses. Una de ellas, insoslayablemente, en un carril-bici, y la otra, según todos los indicios y aunque aún no hemos tenido la oportunidad de comprobarlo, también.

Una ciudad. Dos muertos en bici. Dos carriles-bici.

.
.
.

Y ahora, meditemos sosegadamente sobre la más reciente muerte de una usuaria de bicicleta en Pamplona. Porque quizá podamos, después de todo, lograr que de este suceso se derive finalmente alguna consecuencia positiva.

[Trinidad Remirez]


Se llamaba Trinidad Remírez. Tenía 60 años. Tenía dos hijos. Hacía deporte, incluso a nivel de club. Era muy apreciada en su entorno, activa y concienciada social e incluso sindicalmente. Trabajaba como administrativa en el centro de Salud de la Milagrosa. Iba, aparentemente con frecuencia y desde hace bastante tiempo, en bicicleta al trabajo. Teniendo un carácter deportista, es probable que llevase la mayor parte de su vida usando regularmente la bicicleta, y sin duda usaba su bici también para desplazarse por Pamplona, para hacer otras cosas normales de su vida.

El dia 3 de marzo pasado falleció tras sufrir un choque circulando con su bicicleta.

Su familia decidió donar todos sus órganos.

Con 60 años y ese currículum, Trinidad Remirez no tenía ni el carácter ni la edad para andar haciendo tonterías alocadas ni gamberradas con su bicicleta. No sabemos por donde circulaba (si por la acera o por la calzada) en las calles donde no había carriles-bici, y no sabemos por donde circulaba (si por la acera o por la calzada) en la calle Gayarre, donde murió, antes de que construyeran el carril-bici en el que murió.

Porque Trinidad Remírez murió, como ya sabemos, circulando por un carril-bici.

Uno tiene la impresión de que Trinidad Remírez era, y se sentía, perfectamente capaz de circular con normalidad por la calzada en la inmensa mayor parte de las calles de Pamplona. Pero aunque eligiese en algunas ocasiones circular por la acera, uno está seguro de que lo hacía con el debido cuidado, precaución y respeto. Uno tiene la nítida impresión de que Trinidad Remírez no necesitaba para circular el carril-bici de la calle Gayarre (en el que moriría), y uno no puede por menos que preguntase porqué cuando lo construyeron eligió circular por él: quizá lo hacía para sentirse más despreocupada. Quizá lo hacía porque, siendo una ciudadana respetuosa de la ley, civilizada y responsable, y dado que el Ayuntamiento de Pamplona había realizado aquella obra ostensiblemente para su beneficio, sentía que lo correcto era utilizarla. Quizá lo hacía por puro automatismo, porque, aunque estaba cómoda circulando por la calzada, había asumido sin darse cuenta la idea tan extendida en este país de que “el lugar de la bicicleta es el carril-bici”, y se había alegrado cuando en la calle Gayarre apareció por fin un “espacio propio para la bicicleta” en el que ella iba a morir.

Lo único que sabemos es que Trinidad Remírez estaba circulando tranquilamente, civilizadamente, sin hacer ningún alarde, acrobacia ni imprudencia, por el “lugar natural para su bicicleta”, provisto para ella por el Excelentísimo Ayuntamiento de Pamplona, cuando chocó contra la puerta de un automóvil que acababa de aparcar allí, y se partió la cabeza contra un bordillo.

En un momento dado (que llamaremos t-2) Trinidad Remírez se subió tranquilamente a su bici; otro momento después (t-1) estaba circulando tan tranquila por el carril-bici, y en el instante siguiente (t) estaba con la cabeza contra un adoquín. Sin transición. Sin aviso. Sin ninguna oportunidad.

Eso sí: podemos asegurar que Trinidad Remírez estuvo hasta el último instante en el carril-bici relajada, confiada y creyendose a salvo de incidencias. Es lo que en la terminología carrilbicista se llama “seguridad subjetiva”: el beatífico estado de creer que uno está seguro hasta el último momento, cuando ya es demasiado tarde.

No sabemos cómo se llamaba el conductor (o el pasajero) del automóvil que abrió la puerta contra la que se estrelló Trinidad Remírez, pero importa poco: la persona que abrió la puerta éramos todos nosotros. Todos entramos y salimos de coches todos los días, y abrimos y cerramos las puertas con hábito de años, prestando simplemente la atención justa para asegurarnos de que no se nos echa otro coche encima. Todos hemos tenido alguna vez, al abrir la puerta por la acera, alguna pequeña interferencia con un peatón, a quien hemos tenido que pedir disculpas, antes de seguir con lo que estábamos haciendo y olvidar el incidente. El señor que abrió la puerta contra la que se estrelló Trinidad Remírez tampoco estaba haciendo ninguna cosa rara, ninguna irresponsabilidad ni ninguna gamberrada: estaba haciendo lo que hace varias veces todos los días desde hace años: abrir la puerta de su coche para salir. Lo que hacemos todos.

Pero esta vez, Trinidad Remírez se mató contra su puerta.

En un momento dado (t-2), el automovilista aparcó su coche. En el momento siguiente (t-1), pensando en cualquier pequeño detalle de su vida normal, abrio la puerta. Un instante después (t) tenía a Trinidad Remírez agonizando contra un bordillo de la acera. Sin transición. Sin aviso. Sin ninguna oportunidad.

Y eso, amable lector, sin hacer otra cosa que intentar salir de su coche, como cada día durante años.

Trinidad Remírez sufrió ese dia una desgracia, pero el señor del coche no tuvo, precisamente, un dia como para festejar.

Trinidad Remírez no murió cometiendo un error o una imprudencia. Trinidad Remírez no murió como consecuencia de un error o de una imprudencia del automovilista. Lo que aquí tenemos es una situación en la que gente perfectamente bienintencionada, civilizada y respetable hace cosas completamente normales y como consecuencia de ellas alguien (Trinidad Remírez en este caso) resulta muerto. Sin transición, sin aviso y sin ninguna oportunidad.

Cuando gente normal, haciendo cosas normales, provoca la muerte de otra gente, aquí hay algo que está fallando horriblemente. Y aquí lo que está fallando horrilblemente es aquello que empujó a Trinidad Remirez a dejar de circular alerta por la calzada (o cuidadosamente por la acera) y le hizo meterse confiadamente en el lugar donde se iba a abrir la puerta que la mató.

Aquí lo que está fallando es el carril-bici.

Aquí no tenemos simplemente a una persona muerta y a otra persona con una muerte en su conciencia: aquí tenemos a una persona que ha muerto estafada: una persona que había depositado su confianza en el Ayuntamiento de Pamplona; una persona que había aceptado la explicación de que una determinada infraestructura se había construido para su beneficio, y que estrictamente como consecuencia de esa confianza y de esa credulidad, está ahora muerta.

La muerte por ingestión de carril-bici es, como sabemos, con toda probabilidad la más frecuente, y desde luego la más ignorada (tanto en su escandalosa frecuencia como en sus causas) forma de muerte entre la población de ciclistas urbanos. En medio de la ceguera colectiva ante la masacre, El atroz caso de Matilde Remírez es fascinante porque en él, como en el caso del señor muerto en el carril-bici en Canarias, la relación causal es completamente transparente e ineludible: aquí no puede desviarse la atención, como se hace habitualmente (por ejemplo en el caso mencionado de Yoana Stoyanova en Pamplona, unos meses antes, o en el caso de la chica muerta en el carril-bici de Sevilla o de los muertos en carriles-bici en Valencia), hacia una conducta incorrecta de otro individuo o del propio ciclista; aquí no hay imponderable alguno que pueda crear duda: aquí solo hay dos personas completamente normales, el carril-bici, y la muerte.

[Continua en Muerte nada accidental de una ciclista II].

Txarli
[ ]

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

[ ]
Leer entrada completa | Make a Comment ( 4 so far )

Consejos para cicleatones.

Posted on 27 enero 2011. Filed under: Pamplona | Etiquetas: , , , |

El Ayuntamiento de Pamplona crea un video “educativo” en el que en un minuto y medio consigue tratar como retratados normales a los carrilbicistas. Lo triste es que, a pesar de eso, los mensajes “educativos” que transmite son completamente acertados y necesarios.

Así está el nivel.


(Via Bicicletas Ciudades Viajes, que se está convirtiendo rápidamente en uno de los blogs más interesantes del panorama ciclourbano celtibérico).

Txarli

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

Y ni siquiera son carrilbicistas sevillanos.
Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

« Entradas anteriores

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...