El Ayuntamiento de Sevilla; el Tribunal Supremo; ConCarrilBici…

Posted on 12 marzo 2012. Filed under: Madrid, Sevilla | Etiquetas: , , , , , , , , , |

Este artículo llega con muchísimo (como un año, o más) retraso, y casi sólo en una especie de esfuerzo por ajustar las cuentas con la sarta de jilipolleces políticas que ha caracterizado la última legislatura, y poner las cosas en su sitio antes de que empiece la siguiente.

La noticia es sabida, y se propagó hace (¡ya!) más de un año como un incendio por todo el carrilbicismo nacional: ¡El Tribunal Supremo ha avalado la ordenanza de circulación de bicicletas de Sevilla! ¡El Tribunal Supremo ha avalado la ordenanza de circulación de bicicletas de Sevilla!

Bueno, vale, pues si.

Como no podia ser menos, la historia rebotó de acá para allá en plan sensacionalista en periódicos y carril-grupos por doquier; se hicieron encuestas que, a pesar de su espantosa confusión conceptual que muestran entre aceras y zonas peatonales (confusión que a los carrilbicistas les encanta) dejaban unos resultados clarísimos sobre la opinión de los no-ciclistas, a pesar de lo cual el atropello fue celebrado por grupos políticos y carril-politiquillos sevillanos. En todo este proceso de contaminación, la idea de que el TS había aprobado algo que nadie sabía concretamente que era (la Ordenanza de Sevilla) se convirtió en un eslogan mucho más general y más satisfactorio para la carril-troupe:

Image hosted by Photobucket.com

¡El Tribunal Supremo ha autorizado la circulación en bicicleta por las aceras! ¡El Tribunal Supremo ha autorizado la circulación en bicicleta por las aceras!

Image hosted by Photobucket.com


El daño ya estaba hecho: la locura entre los carril-orcos se desató inmediatamente, y todos los gilipollas que iban por ahí circulando por las aceras con sus bicis se sintieron de pronto envalentonados. Para los peatones se hizo todavía mucho más dificil resistir el abuso, porque ahora los bici-cretinos cultivados como champiñones en las cuevas de ConCarrilBici se sentían fuertes para plantar cara cuando un peatón les reciminaba un atropello: “Yo no voy en bici por la acera porque yo sea un imbécil, oiga usté. Yo voy en bici por la acera porque el Tribunal Supremo, nada menos, ha dicho que puedo hacerlo. Jódase, peatón de mierda. En vez de quejarse, lo que tiene que hacer usted es coger su bici, y así podrá ir también tranquilo por la acera.

¿Exagero? No hay mas que echar un vistazo a los comentarios cuando la noticia llegó a Menéame para comprobar con unas cuantas perlas cual es el estado de ánimo que se produjo entre la carril-chusma:

Dios! qué ganas de toparme con un local por València! Al menos ya hay jurisprudencia…


el València hay sitios donde no hay carril bici, y entre ir por la calzada, o por la acera, cualquier persona con dos dedos de frente se sube a la acera.


si hay que elegir entre los de ciclista y peatón, y los de vehículo a motor y ciclista, me quedo con los primeros.


Por supuesto: se queda con “los primeros” porque el que se rompe los huesos no es él, sino el peatón que ha atropellado… pero dejemos esos pequeños detalles.

Como decía, el daño ya estaba hecho, y siguió: a la peculiar interpretación de la sentencia del TS siguió un borrador de ordenanza de la DGT, que en su momento califiqué sin ninguna ambiguedad como pura jilipollez, y que sin duda ha contribuido al clima desastroso que se ha estado desarrollando durante el último año para los peatones.

Desde luego, el público en general o la peña de Menéame en particular puede pensar cualquier cosa sobre el tema, porque al fin y al caboa ni tienen la más mínima idea ni el más mínimo interés en tenerla. Pero la interpretación que hizo expresamente ConCarriBici de que “El Tribunal Supremo ha legalizado la circulación en bicicleta por las aceras” no es en absoluto ni casual ni inocente, y se ajusta por completo a la estrategia que esos retrasados mentales han estado siguiendo durante veinte años.

Image hosted by Photobucket.com

el Alto Tribunal avala nuestras tesis en lo que respecta a la legalidad de permitir el tránsito de bicicletas por aceras y zonas peatonales bajo determinados supuestos,

Image hosted by Photobucket.com


Esas tenemos: esos imbéciles se la cogen con papel de fumar diciendo con el rollito de “bajo determinados supuestos”, toma ya, mientras entretanto, por pueblos y ciudades, de pronto los ciclomongolos pasaban a “tener razón”.

Una cosa que tienen las gilipolleces (y también las jilipolleces) es que se reproducen como ratas en celo continuo, y resulta muy dificil exterminarlas. Así, la jilipollez de que el Tribunal Supremo había legalizado la circulación en bici por las aceras pasó de la prensa a los carril-blogs de siempre, y de ahí pasa a contaminar otros Ayuntamientos, justificar auténticos delirios, y salta el charco para contaminar a los mexicanos y a cualquiera que sepa leer esa mierda. Y cuando alguien va e intenta poner un poco de racionalidad en el tema, pues entonces Marqués, el Sumo Carril-Pontífice de la Archidiócesis Sevillana, siguiendo su ya establecida costumbre de hacer que sus monaguillos le publiquen sus carril-encíclicas (porque él es demasiado excelso para dirigirse directamente a la plebe), pues va y contesta sus habituales estúpidas músicas celestiales:

Image hosted by Photobucket.com

Bueno, el presidente de la asociacion Acontramano le responde lo siguiente, supongo que ya lo habrá leido.

Aquí va su mensaje:

Si bien la frase en cuestión no figura en la argumentación del TS, si figura explícitamente en el recurso (como norma recurrida), por lo que la argumentación general del Supremo (que habla ta,mbien de adecuar la norma a la nueva realidad del ciclismo urbano) puede considerarse que se aplica también a este precepto en concreto, como de hecho reconoces al final de tu post.

Respecto de las dificulatdes y problemas que crea la circulación compartida de bicis y peatones (algo común en muchas áreas de ciudades europeas) no vemos que sea mas problématica que la circulación compartida de coches y peatones que ya se contempla en las “zonas residenciales” (señal S-28 del código de circulación). Mas bien lo contrario.

Y, desde luego, nosotros nunca hemos interpretado la sentencia en el sentido de que permite circular a los ciclistas por las aceras, sin más. Ese ha sido Antonio Burgos.

Image hosted by Photobucket.com


La verdad es que resulta fácil encabronarse con tanta carril-sandez repetida por la progresía de pacotilla por un lado y por otro y por otro y por otro.

En fin, no estoy para enrollarme más, así que me voy a limitar a constatar aquí lo mismo que comenté hace unos dias en CiudadCiclista, para que quede constancia de qué es lo que realmente dijo el TS y que ha quedado casi oculto debajo de la carril-propaganda de los cretinos de siempre:

Eso es sencillamente falso. Y mezclar al Supremo en los rollos sobre velocidades “equiparables a los peatones” es, además de falso, una chorrada.

Vamos a ver si lo dejamos claro de una puñeteta vez, porque estas bobadas, ya de puro repetidas, cargan un poquito: el Supremo en ningún momento sentenció que las bicis pudiesen circular por la acera. El Supremo lo único que sentenció (a consecuencia probablemente de un recurso mal planteado por parte de los demandantes) es que el Ayuntamiento de Sevilla tiene derecho a redistribuir el espacio público bajo su competencia como le venga en gana (dentro de la legalidad, supongo). Lo cual, por cierto, es de cajón, porque para eso es el espacio de su competencia, pero se refiere a muchas cosas (por ejemplo asignación de espacio industrial, de servicios, etc.) y sólo incidentalmente a las bicis. Pero una de las consecuencias de ese principio, claro, es que si el Ayuntamiento de Sevilla decide que un espacio que antes era acera ahora va a ser “carril-bici”, pues toca joderse porque tiene autoridad para ello.

Lo cual, por supuesto, no quita que, aunque el Ayuntamiento de Sevilla tenga derecho legal a hacer eso, hacerlo no sea una completa estupidez.

Pero eso en ningún momento dice nada respecto a que las bicis puedan “ir por la acera”, ni rápido ni lento. El Tribunal Supremo no ha dicho nada de eso, ¿vale? Si no hay carril-bici, las bicis a la calzada. Y si los ciclistas de Sevilla tuviéseis dos deditos de frente, haríais como que no hay carril-bici en ningún lugar de la ciudad.

Joder. Es flipante el mal que ha hecho la sentencia del TS y la capacidad de manipulación y desinformación de la Iglesia Carrilbicista sobre cada puto tema, oxtia.


¿Está claro? Aunque el que mejor lo dijo fué un tuitero que supo mostrar claridad de ideas incluso en la falta de información dominante y en la inmeditatez del momento:

Pues eso.

Txarli

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

En serio: lo de Sevilla es una demostración de que los carriles-bici agilipollan a la peña.
Leer entrada completa | Make a Comment ( 3 so far )

Usa el casco si eres un carrilbicista.

Posted on 12 febrero 2012. Filed under: . | Etiquetas: , , , , |

Como sin duda el amable lector ya sabe, hay por ahí toda una corriente carril-filosófica sobre el uso del casco por parte de los ciclistas. Ahora está de moda oponerse a la obligatoriedad (o incluso al uso) del casco y tal y cual. Ni siquiera para los niños. Hay incluso un sector graciosísimo que consigue estar a la vez en contra del casco y a favor de los carriles-bici, pero habrá otras oportunidades para ocuparnos en detalle de esos farsantes.

Tenía pendiente de tratar una viñeta sobre el tema que los chicos de EnCarrilbiciPorMadrid pusieron hace ya algún tiempo (no recuerdo el contexto, ni el autor, y no me voy a poner a buscarlos, se siente), que parece inocua pero es ilustrativa a varios niveles:

[viñeta: use a helmet]

Jaja que gracioso, ¿no? El chistecito aparece con regularidad entre gente que ha adoptado la pose de que “se oponen a la cultura del miedo” y tal y cual (ultimamente aquí, con el carril-menda que la pone diciendo que “no requiere de explicación”: esta gente mola mazo: “Casco no” y eso no requiere explicación; “Carril-bici ya” y eso tampoco requiere explicación, o cualquier pantomima de explicación basta. Son asín).

El caso es que a mí me parece que sí que hay espacio para algunas explicaciones, así que vamos a mirarla un poco de cerca. Empecemos por traducirla, para tenerla de referencia:

[viñeta: en blanco]

Hagamos ahora una lista de los elementos que componen esta viñeta tan graciosa y tan ácida sobre un tema tan ciclista como el casco:

[viñeta: en blanco]

Ya tenemos el escenario, ¿verdad? Lo primero que vale la pena observar es que, estrictamente hablando, esta no es necesariamente una viñeta de tema ciclista. Podríamos quitar la bici y el coche y el chiste seguiría funcionando igual de bien (o incluso mejor). Ejemplo:

[viñeta: fachada]

Observemos que esta versión del chiste ridiculiza la cascomanía poniendo implícitamente el peligro de ser atropellado al nivel del riesgo de que te caiga un edificio encima. Es decir: este chiste estaría diciendo que la cascomanía no está justificada porque la bici es de hecho muy segura. Pero es evidente que no es ese el mensaje que quiere transmitir el autor.

Podríamos entonces pensar que el chiste en realidad trata sobre la histeria de seguridad e hiperproteccion que sufren los niños modernos por parte de sus papás. Pero para un chiste así no necesitas dibujar la bici ni el coche, y mucho menos las vísceras. Tanto si queremos criticar la cascomanía como si sólo queremos hacer unas risas, el absurdo es una herramienta estupenda, que nos da recursos mucho más poderosos:

[viñeta: añadase agua]

Ya hemos puesto más arriba el ejemplo de riesgo inverosimil: que te caiga una fachada. Pero podemos poner infinitos:

[viñeta: Idefix]

De hecho, ni siquiera necesitamos la sangre ni las vísceras:

[viñeta: asterix]

Yo diría que si el dibujante quería burlarse de la psicosis del casco, realmente ha elegido un mal dibujo, porque al fin y al cabo con los coches hay un peligro real: puede discutirse si en un tipo de accidente u otro el casco ayuda o no, pero no parece que sea un tema que se resuelva a la ligera con un chiste. Sin embargo, el dibujante se ha empeñado en dibujar el coche y la bici (y, no lo olvidemos, la sangre y las vísceras), así que parece que en realidad sí que quiere decirnos algo importante, después de todo, sobre coches y sobre bicis, y quizá sobre lo inadecuado que es el casco en la relación entre coches y bicis.

Por supuesto, si el dibujante se permite el lujo de burlarse de la idea de que el casco es “la solución” a la inseguridad de las bicis ante los coches es, evidentemente, porque él tiene en la manga una solución mejor. ¿Cual es ésta solución? Extrañamente, no parece estar en la viñeta pero, si nos ponemos a buscarla en ella, descubrimos otra cosa que brilla escandalosamente por su ausencia. Mira con atención otra vez, por favor:

[viñeta: en blanco]

¿Notas lo primero que falta aquí?

[viñeta: en blanco]

Observemos que en esta viñeta el choque simplemente “ha ocurrido”, pero no hay ningún indicio de lo que lo ha causado. No hay ningún contexto: nada. Cero. Rien. Nothing. Res de res. ¿Por qué no lo hay? Evidentemente, porque la causa no resulta interesante al autor. Se cuenta con nuestra complicidad (codazo codazo, guiño guiño) para dar por hecho que el coche ha arrollado al ciclista, porque es eso lo que hacen los coches, ¿verdad?: arrollar ciclistas porque sí. Pero si nos atenemos estrictamente a lo que hay dibujado y escrito podría haber pasado cualquier cosa: la bici podría incluso haber caído desde un balcón sobre el capó del coche.

[viñeta: balcón-bici YA]

Desde luego, el dibujante tiene derecho a hacer su chiste como le viene en gana, que para eso es su chiste, pero para alguien que está burlándose de las opiniones (equivocadas o no) de otras personas, el hacer una omisión tan flagrante es, como mínimo, extremadamente sospechoso y yo diría que raya con lo insultante: La pinta que tiene esto es que al dibujante la causa del accidente se la suda porque la “solución” que él tiene no necesita saber de causas, porque el chiste lo está haciendo para gente que comparte su visión de las cosas (codazo codazo, guiño guiño) y porque él cree que puede pontificar sin tener obligación de demostrar nada y que sólo va a recibir aplausos y parabienes.

El tipo de mentalidad que se trasluce de aquí empieza a resultarnos familiar, verdad amable lectora?

Veamos algunos ejemplos de cosas que la viñeta podría decir: con unas ligerísimas modificaciones…

[viñeta: en blanco]

De pronto no sólo el absurdo del casco queda mucho más evidente por sí mismo y el chiste mejora muchísimo en poder satírico, sino que además la situación adquiere solidez, tiene una historia detrás, se hace comprensible y el ciclista empieza a tener opciones: una mala (llevar casco pero circular estúpidamente por la acera) y otra buena (circular decentemente por la calzada, con lo que el casco se hace innecesario e incluso, sí, ridículo).

De hecho, ni siquiera hace falta modificar el dibujo: basta con el diálogo:

[viñeta: autopista]

o incluso:

[viñeta: Elm Street]

aunque, ya puestos:

[viñeta: usa casco por la izquierda]

Fíjate, amable lectora, que cada viñeta “enriquecida” tiene un mensaje distinto: en la primera y en la cuarta la mujer queda en ridículo al insistir en el casco cuando debería estar enseñando al niño que no se debe circular por la acera o en dirección prohibida. En la segunda la sátira va contra las políticas de crear auténticas autopistas urbanas. En la tercera, si tenemos Freddys Kruger conduciendo por ahí, está claro que lo que corresponde hacer es ocuparse de ponerlos en su sitio, no andar con tonterías de “ponte el casco, niño” con los chavales. Y hay numerosas otras viñetas con contenido real y mensaje constructivo que podrían plantearse… es tan sencillo de hacer que está claro que si el dibujante (original) no lo hace es porque es incapaz o (mucho más probable) porque no quiere.

No es eso lo que quiere.

¿Qué es, entonces, lo que está proponiendo el dibujante? Volvamos a la viñeta original, que ahora nos parecerá extrañamente vacía, como una habitación sin muebles:

[viñeta: en blanco]

Ya hemos dicho que al supuesto chiste se le ha despojado de todo contexto y análisis causal, pero observa también, amable lectora, que específicamente no hay nada que indique que alguien (el automovilista o el ciclista) ha hecho algo indebido: el oxtión, en esta viñeta, no es consecuencia de un error, una ilegalidad, o un acto irresponsable o vandálico: no es resultado de que el conductor vaya borracho, esté hablando por el móvil o esté circulando a 120, ni tampoco de que el ciclista se haya lanzado a la calzada de pronto o haya hecho alguna otra pirula: el oxtión es consecuencia directa de ir en bici. El mensaje “Si te subes a una bici un coche te va a partir en pedazos” está ahí empapando todo el dibujo, y está claro que el dibujante no quiere que nada distraiga de ese mensaje, que ninguna causa, ninguna explicación, ninguna hipótesis, nada se interponga entre la bici y el arrollamiento. Y para conseguirlo prefiere perder fuerza en su sátira para crear una situación plana que omite cuidadosamente (es decir: oculta a la atención del lector) cualquier antecedente para el oxtión y retrata al ciclista como una víctima pasiva que, si tiene la osadía de subirse a una bici, está indefenso ante los zarandeos del tráfico.

Lo que el dibujante nos está diciendo es:

Image hosted by Photobucket.com

“Si vas en bici te van a matar, y el casco no es la solución.”

Image hosted by Photobucket.com


De hecho, ni siquiera eso. Lo que realmente nos está diciendo es:

Image hosted by Photobucket.com

“Si vas en bici te van a matar, el casco no es la solución, y temas sobre la responsabilidad individual. la planificación racional y la disciplina del tráfico ni siquiera los voy a considerar, y voy a hacer todo lo posible (incluso una mala viñeta) para que a tí también se te escapen.”

Image hosted by Photobucket.com


Es una técnica clásica de vendedor de burras: si tienes que vender un producto concreto, tienes que ocultar las alternativas.

Sin embargo, aunque el dibujante está dando a entender que sí que hay alguna opción “mejor que el casco”, todavía no ha explicitado cual es, quizá porque su público objetivo ya “sabe” la solución (codazo codazo, guiño guiño) y la única función de la viñeta es reafirmarsela. Pero para nosotros, que no sabemos cual es esta misteriosa “solución” lo único que queda claro es que no está en manos del ciclista, porque ya se ha ocupado la viñeta de retratarlo como un pelele sin opciones y un alfeñique indefenso. Así que quizá esté en el otro lado de la ecuación: en el coche.

Miremos pues en detalle el coche. Y descubrimos otra cosa que falta:

[viñeta: en blanco]

Confiesa, amable lectora: no lo habias visto ni echado de menos hasta ahora mismo (o al menos hasta que mencioné a Freddy Krueger…) pero ¡Ah, sí! Si ampliamos la viñeta podemos verlo en un rincón acurrucado dentro de su coche, sin color ni expresión ninguna, puesto ahí para cubrir el expediente, como si en vez de un conductor fuese uno de esos dummies que ponen en los coches para probar accidentes.

[Conductor de papier maché]

Aquí, un conductor que ni siente ni padece, ni tiene carácter ni consistencia, del mismo color que la tapicería de su coche.

[viñeta: usa casco en la acera]>

Aquí, unos dummies de laboratorio, con más personalidad que el conductor de la viñeta.

Uno supondría que una pehsonah humanah nohmáh, oiga usté, cualquier automovilista que acabase de hacer picadillo a un ciclista como se vé en la viñeta, por tonto e irresponsable que fuese, tendría una expresión de shock y horror, algo así como esto:

[viñeta: Homer espantado]

Vamos, que la viñeta tendría que ser algo así:

[viñeta: dosis de realidad]

¿Por qué, entonces, el automovilista está tan clamorosamente ausente de la viñeta? ¿necesidad de simplificar? Dudoso. ¿Pereza del dibujante? Muy muy muy dudoso. El autor ha dibujado la sangre y las víseras, el capó abollado del coche, la bicicleta hecha trizas y hasta los topitos ridículos en el vestido de la señora. A mí mismo me ha costado apenas unos minutos añadir a Homer para el papel de conductor presuntamente descerebrado… entonces ¿por qué no lo ha hecho el dibujante? Podía haber dibujado sin dificultad el puto conductor o, incluso, podía haber elegido NO dibujar nadie dentro del coche, pero decidió dibujar exactamente… en fin: lo que dibujó. Un saco de patatas.

Vamos a decirlo claramente: el automovilista no está en la viñeta porque el dibujante ha elegido escamotearlo, igual que ha elegido escamotear cualquier hipótesis sobre la causa del accidente.

Aquí, colegas, hay algo que huele a podrido.

Vale la pena resaltar aquí que en el doble truco de trilero que nos hace el dibujante, las dos partes (el escamoteado de la causa del accidente y el escamoteado del conductor) se necesitan mutuamente. Porque en cuanto uno dibuja al conductor, o en cuanto uno dibuja alguna actividad anterior del ciclista, empiezan a aparecer indicios de causas del accidente y empiezan a hacerse ineludibles algunas preguntas: “¿Qué cojones ha pasado aquí, colega?” “¿Quien ha hecho qué aquí, colega?” y eso obliga a plantear cual ha sido la responsabilidad individual de uno y de otro (del ciclista y del automovilista) en lo que ha sucedido. Y entonces el chiste pasa a ser: “el rollo del casco es idiota porque el casco no habría hecho falta si el ciclista o el automovilista no hubiese hecho X”.

De nuevo, y como he dicho más arriba, se hace evidente que el dibujante no quiere ni oir hablar de responsabilidad individual del ciclista o del automovilista, y no quiere que el concepto pase por la mente del que lee la viñeta. Para el dibujante, cosas como la “responsabilidad individual” no están en el mapa. Por eso el conductor no aparece, y por eso no hay ningún indicio de lo que ha provocado la situación; escamoteando ambos, el dibujante nos presenta un escenario a su gusto: una situación totalmente mecanicista entre dos objetos desprovistos de toda capacidad de control: el automóvil es un objeto ciego e impredecible y el ciclista un espantajo por completo impotente e indefenso:

Esta es la imagen del tráfico que se nos está intentando transmitir:

[viñeta: rinoceronte]

Por supuesto, en una sociedad moderna no puede permitirse que haya rinocerontes sueltos por la calle. Los rinocerontes no tienen “responsabilidad individual”, y si alguien está obligado a pasar, a pie o en bici, por una calle llena de rinocerontes, tampoco tienen ninguna responsabilidad individual en lo que le pueda pasar. La única solución es quitar a los rinocerontes de la calle y, si es estrictamente necesario que los haya, hay que separarlos de la gente: es obligación de las autoridades el garantizar que la gente “de bien” pueda hacer sus cositas en espacios propios protegidos, sin tener que exponerse a las cornadas de los rinocerontes.

¿No?

Porque esto es lo que la viñeta nos está diciendo (sin decirlo); es esto lo que se nos está intentando vender con este humor truculento y gore y con estos trucos de trilero: la idea de que los automóviles son incontrolables (porque no tienen un automovilista dentro), que lo ciclistas están indefensos (porque aparentemente no tienen un cerebro dentro) y que por tanto necesitan “espacios protegidos” para circular. Hacer un chiste sobre señoras que confían en “el casco” no es mas que un pretexto para transmitir el otro contenido, el contenido real.

Está claro, ¿no?

¡CARRIL-BICI YA!!!


Como decía al principio, la viñeta es ilustrativa a varios niveles, porque en su empeño venenoso por empujar a toda costa la recetita precocinada de la segregación, la viñeta deja al descubierto esos dos rasgos que son característicos de toda la infame ideología carrilbicista: el desinterés absoluto por lo que de verdad ocurre en torno a la seguridad de los ciclistas, y el ninguneo y la de-humanización insultante de los automovilistas, que, o bien se hace como que no existen, o en la medida en que son ineludibles son tratados como si fuesen una espece de monstruos descerebrados que hay que encerrar.

[viñeta: alien]

Aunque lo más interesante y lo más triste es que, a pesar de todo el proceso de de-humanización de los automovilistas y de falta de respeto por la realidad, los más genuinamente insultados por la ideología carrilbicista son, de hecho, los propios ciclistas, que son representados por la ideología carrilbicista como unos muñecos de paja sin inteligencia, sin voluntad y sin sustancia. Esto, compadres, es lo que hay en el núcleo pervertido y siniestro de toda la mierda social que llamamos carrilbicismo.

Y es fascinante que los ciclistas, las víctimas principales, insultadas y agredidas por la farsa siniestra del carrilbicismo, le tengan tal reverencia, le den tal apoyo y complicidad y hayan tragado de manera tan descerebrada el anzuelo que les está matando. Es una especie de masoquismo y autolobotomización que requeriría otro espacio para ser explicada. Uno sólo tiene que darse una vuelta por cualquier calle para ver, en la conducta de los propios ciclistas, cómo la idea de “los coches son como rinocerontes ciegos, no hay un humano que los controle” ha calado en la cultura desastrosa que estamos viviendo.

Y mira que hay oportunidades de hacer y decir, incluso en cosas tan triviales como esta viñeta, incluso con humor, lo correcto y constructivo…

[viñeta: usa casco en la acera]

Esto sí que tiene sentido ponerlo en una viñeta satírica, ¿verdad?

Así estamos. Con un colectivo completo de imbéciles en los que no se puede confiar ni para que hagan un chiste (y mucho menos para que hagan un vídeo). Y con un sector social entero de gallinas apoyando y jaleando a los zorros.

En fin, está muy bien que si se empeñan en ir por la carril-mierda, al menos usen el casco.

[foto: jamesbondsv@flickr]

Carrilbicistas prevenidos usando casco en el carril-bici. Hacen bien. En la calzada no lo necesitarían.

Y como nota final de la abyección de esos retrasados mentales de tendencias mafiosas, y porque no vale la pena que me ocupe específicamente de ello, dejo aquí este enlace a un artículo del Gran Carril Gurú de Vikingolandia, en el que muestra que oyes, una campaña de seguridad vial, si es “coche-céntrica”, le parece mal.

Completos imbéciles.

Txarli

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

Otro caso interesante de transmisión de ideología carrilbicista-cochista se revisa aquí.
Leer entrada completa | Make a Comment ( 7 so far )

“En Sevilla nunca vemos carril-accidentes, no señor…

Posted on 30 noviembre 2011. Filed under: Sevilla | Etiquetas: , , , , |

…tenemos muchísimo cuidado de mirar hacia otro lado cada vez que ocurren.”

La cosa sería cómica si no fuese simplemente siniestra. Tenemos una piba en Sevilla que empieza así:

¿”Carné de bici”? ¿No será más bien “carné de carril-bici” lo que le hace falta a la gente? A los mendas de SevillaEnBici eso les parece fantástico, oyes: si hay muchos choques frontales entre ciclistas es que la bici se está usando en masa, oyes. Lógico, ¿no?

El tio Txarli no se aviene a razones, ya se sabe: es puro empeño en buscarle tres pies al gato:

La pobre víctima del choque frontal entre bicis cree que entiende porqué ha ocurrido. Y además es que tiene que ser así, oyes:

Vamos a darle un poquito de informacion, pues. ¡Sorpresa: sí que hay alternativas!

¿Carril-respuesta a la información? La de siempre: dosis de carril-clichés precocinados al canto:

¡Guau! De pronto se revela el profundo caracter sumiso-cochista del carrilbicismo, en una voz angelical. “¡No hay que interferir en su conducción, oyes!“:

Y con eso ya está zanjada la discusión, en lo que al lado carrilbicista se refiere:

O eso creen…

Por supuesto, es triste triste triste de verdad que la propia víctima de un carril-accidente (leve, a la espera de tener otro más serio) parezca incapacitada para ver el monstruo que la está acechando, y por cuyas fauces se pasea tranquilamente, aunque uno vaya y le ponga toda la información que necesita para entenderlo. Pero ¿es ella culpable? Pues yo diría que sólo a medias, porque entre tanto, otra gente se dedica, por motivos que quizá ellos podrían explicar, en propagar el tipo de carril-chorradas que mantienen a la muchacha del choque frontal en su sitio, buscando otro choque quizá no frontal, pero tal vez más brutal. Aquí tenemos a este menda rasgándose las carril-vestiduras (eso sí, con un estilo muy matizado, cool y guay, que para eso escribe para El País, porque el alcalde de Castelldefels (reconozcámoslo: con un pretexto bastante estúpido) ha tenido el atrevimiento de quitar un pedazo de carril-mierda de su municipio (tal y como prometió en la campaña, por otra parte). Cuando lo refleja en Twitter, yo no me corté de preguntarle alguna cosita:

El menda de SevillaEnBici (que un poco más arriba había acudido raudo a dar una explicación a la víctima del choque frontal, para aclararle cómo tener choques frontales era estupendo), tampoco puede resistirse ahora a venir en ayuda de nuestro carril-reportero de El País, y así es como nos enteramos de que “en las carreteras de Sevilla” han muerto tres ciclistas en octubre. Qué dolor, oiga usté. Carril-bici YA!!!

Como llegado a cierto punto de lo que se trata es sencillamente de no discutir el carril-dogma, la salida que les queda es siempre muy parecida:

Por supuesto, estos mendas no me van a mandar los enlaces, porque con toda probabilidad los enlaces no existen, y no van a escribir un blog con ninguna sustancia en torno a los accidentes ciclistas reales y mucho menos intentando demostrar a partir de ellos la necesidad de carril-bici. Y no lo van a hacer por varios motivos: el primero es que es sencillamente imposible demostrar la necesidad o conveniencia de carriles-bici, y el segundo que son unos perezosos intelectuales incapaces de elaboarar mínimamente sus planteamientos más allá de la carril-jaculatoria de siempre: “carril-bici YA – Ave María Purísima” y tal y cual. No hay mas que echar una ojeada al blog del menda de SevillaEnBici para comprobar que, efectivamente, esos supuestos “tres ciclistas muertos” no son mencionados por ninguna parte, de lo cual se deduce que su relevancia para el tema es cero o, simplemente, que son una invención de nuestro hombre. No sería la primera patraña de esos chicos.

Como es evidente, no ha habido respuesta por parte de la carril-troupe a esa invitación de informar sobre esas misteriosas muertes de ciclistas: nada de nada, oiga usté: pa qué. Lo más gracioso es que poco después de este intercambio (revelador, como todos con esta peña), el panoli de SevillaEnBici tuitea sobre otro accidente de ciclista. Si es que esto es un no parar:

Lo de la “Zona 30 YA!!!” el el nuevo inventillo de los carril-clowns de ConCarrilBici, sobre el cual nos reiremos en otro momento. El caso es que en la Avenida de los Reyes Católicos, que yo sepa, no hay un carril-bici, pero sabiendo como sabemos que los ciclistas de Sevilla han sido maleados por la carril-mierda hasta el punto de ser virtualmente incapaces de circular decentemente por la calzada, mi apuesta inmediata es que esta nueva chica ha sido atropellada en plan cicleatón, atravesando la calle en bici desde una acera a otra. ¿Apostamos? Tenemos aquí a los que nos lo pueden decir, si quieren. No hay mas que preguntárselo:

Es una pregunta muy directa y sencillita, ¿verdad? Pues, ¿has visto tú, amable lectora, alguna respuesta por algún lado, por parte de los carril-payasos de Sevilla? ¿No? Pues yo tampoco. ¿Cuál crees que puede ser la conclusión respecto a cómo estaba circulando por Reyes Católicos la desafortunada víctima del atropello?

Sí, yo también pienso lo mismo: que son unos jodidos farsantes de mierda.

Lo cual no les impide hacers pajas entre ellos, contándose lo ecuánimes y tolerantes y tal y cual que son:

Ja ja ja ja ja…

Txarli
[carril-Krusty]

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

Me encanta el rollo “Sus formas le desautorizan” y el de “Acepto tu opinión, pero no la comparto”: son tan tan hipócrita y paternalistamente pseudotolerantes, y además éste último me trae recuerdos de juventud, de cuando el mismísimo Antonio Torrijos me lo dijo para zanjar una objeción que planteé en su blog, hoy desaparecido…

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

Siguiendo un carril-muerto en Barcelona.

Posted on 18 septiembre 2011. Filed under: Barcelona | Etiquetas: , , , , , |

Hace ya tiempo veíamos la noticia que, ante este buen señor que la había palmado en Barcelona, se olvidaba de mencionar que había muerto en un carril-bici. Pequeño detalle sin importancia.

Por supuesto, los que están en el ajo sí que sabían que había muerto en un carril-bici. Y las estrategias para tratar ese tipo de inconveniencias son siempre las mismas dos: a) silenciar/restar importancia al detalle y b) reinterpretar el episodio para llegar a la conclusión carril-correcta que, como todos sabemos, no puede ser nunca nunca nunca NUNCA cuestionar la presencia del carril-bici: siempre tiene que ser que hay que hacer más, más largos, más anchos, mas “protegidos” y “mejores” carriles-bici. Un ejemplo nos lo da nada menos que Joan Valls, “president del Bicicleta Club de Catalunya i consultor de mobilitat“, así como de pasada, para quien la muerte fue debida a que “el camión no vió al ciclista” porque, oyes, “el carril-bici acababa de repente sin ninguna indicación.

Es revelador el paralelismo entre semejante estupidez disfrazada de “explicación” y la que repetía nuestro carril-cretí favorito respecto a la chica muerta recientemente en bici bajo un tranvía: “Oyes, es que el carril-bici acababa de repente.” Parece que esos jilipollas tienen un manual de preguntas y respuestas, o es que llevan tanto tiempo repitiéndose las mismas estupideces unos a otros que ya han conseguido un discurso uniformemente descerebrado para todos.

Vale la pena, también, señalar la foto con la que ilustran la noticia, como ejemplo del delirio en que esta peña está metida:

[.]

A este horror homicida lo llaman “infraestructura ciclista”. Con dos cojones.


Txarli

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

¿Cuántos ciclistas muertos y heridos van ya en los carriles-bici de Barcelona? ¿Y en las calles normales?
Leer entrada completa | Make a Comment ( 6 so far )

Behooving crapping.

Posted on 6 septiembre 2011. Filed under: Copenague | Etiquetas: , , , , , , , |

OK, so we are already one year after this entertaining exchange with this guy and I still haven’t gotten around to properly answering his -let’s be kind- bikelaneist non-sequiturs (too many bikelaneist idiocies to deal with far closer to home) and I have here this other guy who purports to be, you know, a researcher or academic or whatnot of some kind, crisscrossing the world to understand cycling. And his conclusion is, surprise surprise, that Copenhagen is where it is at. Boy, am I impressed.


Of course, researches are humans (even bikelaneist “researches”) and so they are not exempt from showing some silliness now and then, for instance:

Which I promptly replied to:

Besides these harmless dubiously-humorous bikelaneist banter, these guy seems set to pontificate with some hard-line poisonous sheer idiocy; here, for instance, he massages the interesting idea that “walkable cities belong in the past”. And without loosing his straight face. Wow:


So now we know: pedestrians are to dissapear. So says a “researcher”. What for? to make room for cyclestrians, of course. It all salt-peppered with some scien-bullshit about “the infinite diversity of cycling”:

I couldn’t resist pointing out some details that among non bikelane-idiotizied people are rather taken for granted, and thus the stage for another interesting exchange was set.

Of course, the line “everyone can ride a bike” is sheer hogwash to start with. One has to wonder how these guys have come to feel that they can say that kind of gibberish and get away with it. But apart from that, what can lead someone to the idea that 100% modal share for cycling is at all desirable -let alone possible-, other than a total disconnect from reality and the mere fact that they like cycling?

So basically what this guy is saying is akin to: “I like rhubarb cake. Everyone should have rhubarb cake for dessert, everyday.” This is the depth of the “research” this idiot does.

Please note how this guy takes the trouble to appear genuinely interested in real information…

… and now please note in the ensuing email exchange how he is determined to ignore the information he is given. Can yo say “deadbrain bikelane junkie”? I know you could.

July 14th.

Hi. I am flattered (I guess) that you think I have a point “worth reading properly”, but I honestly don’t know what I could say that you couldn’t find out better by yourself just looking around at what is actually happening to a cycling culture that has been driven into a collective madness by the segregationist ideology and has become hooked on “cycling infrastructure”.

Unfortunately, I do not have the time nor the mood to spend time in private one-to-one discussions unless there is a extremely good reason for it. Most of what I have to say about the segregationist allucination is in my blog, in spanish, I’m afraid. However, there are a very few posts there in English:

https://bicilibre.wordpress.com/tag/english/

And if you feel like having a taste of the red pill, you might want to check the (still unfinished) discussion I had with this guy here in my blog, in english:

https://bicilibre.wordpress.com/2010/09/15/un-momento-de-zapping-a-twitter/

I say the discussion is unfinished because I haven’t ruled out yet writing a proper reply to my interlocutor there. One of the problems with the segregationist “intellectuals”, though, is that deconstructing the nuanced crap in their discourse takes a level of time, attention and energy that I’d much rather apply to fight the stultifying segregationist idiocy I and my group have to deal with on a daily basis and that is corrupting beyond belief the nascent cycling culture in our country.

Now. Do you still think I have some point worth talking about? If you do, and unless you have some other brilliant idea, maybe the best course of action would be to comment somewhere in my blog, so we can carry out a public discussion for the greater entertainment and edification of my readers.

But thanks for your attention. And beware: once you taste the red pill, you won’t be able to take your eyes off the horror of the segregationist nightmare that is lurking all around us.

Cheers.

Txarli Antxels
* Revolution will not happen
* in a bike lane.


July 15th.

Hi Txarli

Don’t worry, I’m seeing your point, and understanding your ire. You’ve got that groovy thing going on in your country, where transport modes mix and people move, by whatever mode, with due regard. It’s something Jane Jacobs observed where children played on streets that cars drove down. And I understand why you would not want anal markings on the street, that give people a sense of entitlement to go full speed because they are in “their”, so to hell with the kid who might step into their path. I guess you’re seeing bikes lanes and car lanes as American/Dutch/Danish imperialist imports.

Whatever you’ve taken me saying in a few words on Twitter, must have been directed to some other context. In my book I’m writing , cycle-space, I describe non-segregation as giving rise to something I call a “campus condition” because it works well on university campuses. It’s only limitation, if may say, is it doesn’t extend the reach of urban bike transit, to bring people in from outer suburbs on bikes. That is an issue where there’s great urban sprawl, in the US and Australia for instance.

Feel free to post my thoughts to your blog or wherever, if what I’ve written in any way helps your cause. I’ve just spent 9 weeks cycling cities in Holland, Denmark, Asia, Greece, Italy and the US, so have a feel for the diversity of contexts out there.

Best wishes

Steven


This is the point when this guy posted this, which you may want to check out (again, you might not, who knows, but it is kind of interesting if you can read between the lines).

July 21st.

Steven,

Thank you for your permission to post our email exchange in my blog, which i will do as soon as I find the opportunity. (you see, I have trivial things like the idiotic public reactions to this 11-year old girl getting seriously injured in a fucking cycle lane a few days ago a few blocks from my house to deal with). Alternatively, I can post straight away what we have so far of this conversation, if you prefer to continue the talk in the comment thread. It is ok for me.

You might have got some of the points of, as you say, my ire, but I very much doubt that you grasp the full extent of the catastrophe we (and very likely you) are diving into. In this issue, as the saying goes, if you are not angry, you are not paying attention. (Or -I might add-, you have a vested interest in the outrage).

Your use of the term “non-segregation” for what is just plain, natural cycling is interesting; it is like hearing someone calling western societies “infidel countries”: you can tell right away that the speaker is an, er, faithful, no matter how moderate and reasonable he strives to appear.)

It is also funny that you come up with the term “campus condition” to describe some presumably beneficial outcome of, ahem, “non-segregation”: we are seeing here a host of (awful) segregated lanes being build in university campuses, because apparently the cycling community and the political class here have been dragged so far down into the mud by the segregationist bullshit that not even a campus is now safe enough for a twientysomething in his/her prime to ride a bike in a normal campus street. How long until you get segregated lanes built into your campuses? what will you do then, dear sir?

Since you yourself introduced the “campus condition” idea, I take it you will agree that when segregated lanes are built in a campus, someone is doing something wrong. Very wrong. Of course, it is easy to dismiss the issue as technical incompetence, a political or bureaucratic blunder, an instance of “excess of (segregationist) zeal”, or other such clichés: I think I have heard them all by now. But doing so only misses (or even worse: hides) the core of the problem: there is nothing specifically wrong with segregated lanes in campuses; there is just something horribly wrong with a cycling culture, a cycling ideology, a cycling policy and a cycling community in which campus segregated lanes (however “high quality” they might be, which they aren’t) get built at all and considered “a step forward”.

Because, you see: you and I might (perhaps) agree that segregated lanes in a campus are a stupid idea, but the cycling community in my country think they are cool and “uropean”; What do the cycling community in your contry think? Did I tell you about how the segregationist ideology has corrupted the cycling community? yes, I think I did.

I am not mad at a few stupid, useless and dangerous segregated lanes being built around: I am only angry about that. What i AM mad at is a cycling community that, drugged by the segregationist cycle-crack peddlers (like, for instance, Mr Copenhagenize), has lost all self-respect to the point of not being able any longer to tell the lane-shit from the cycle-food; check the comments to the girls accident to see what I am talking about. And I am mad at a new generation of useful idiots (like, i suspect with due respect, yourself) that, in the guise of “researchers”, “technicians”, “planners”, “eco-or-mobility-advocates” or even “moderate vehiculars” are giving conceptual cover and social credibility to the appalling heap of horsecrap that the cycling community is burying its head into.

There is only one way out of the corner urban cycling has, literally, painted itself into: segregation has to be vigorously, publicly denounced for what it is: a cul-de-sac in the history of urban cycling that originated in a very specific setting and has evolved into a collective and poisonous allucination that is hindering the return of the bicycle to its due place in modern cities after the disastrous XXth century car hiatus. Guys like yourself, with your oh-so-civil, oh-so-nuanced, consensus-seeking, using-words-in-proper-context pose are bound to get caught in the crossfire and are, in short, just getting in the way of the future. You’d better swallow the red pill and start anew.

Cheers.

Txarli
If “Cycle lane” is the answer
you got the question wrong.


July 22sd.

Thanks again for your time. Have you spent much time in Denmark or Holland? It really is nice to be able to ride in the knowledge that your way has been cleared. It’s nice riding in New York, having pedestrians cleared out of your path by the taxis. It’s nice cycling down Via del Corso in Rome on a Saturday afternoon. There I go, being nuanced. I would use the term “dialectical”. Anyway, while I can agree on particular points, I can no more side with you, than anyone else with a clear one-eyed view of how all the world aught to be. The failures of Modernism/Structuralist thinking, instilled in me a healthy measure of self doubt.

Best wishes

Steven


July 22sd.

“The pleasure of having your way cleared?” Oh, c’mon. Are you trying to offer your prose as an example of the most grotesque points of segregationism and of cyclist’s exceptionalism?

Too bad you didn’t take the time to cycle in Madrid, purportedly one of the most hostile cities for cycling in Europe. A tour around Madrid with one of the guys in my group would have, obviously, failed to show you the pleasure of cycling here (in traffic, gasp! and without you way cleared, oh noes!), and the deep idiocy of what is said about urban cycling in the more “cycle-lane-civilized” countries, because obviously that is something you don’t want to know.

Sorry to say this, but apparently you sided with the past and you are exactly the kind of people we have to push out of the way of to get urban cycling out of the hole it is in.

The future is ours. Get a grip.

Cheers.


This post is way too long already (such is the nature of dealing with the bikelaneist tribe), so I will just comment on one point: among other hilariously pompous bits (cue “The failures of Modernism/Structuralist thinking.”), it is worth noting (because it has been seen in other members of the bikelaneist elite) the reference to having “a healthy measure of self doubt”. This guy has it, so he says, which is a very elegant way of implying that I don’t. Oh my.

Of course, this guy has not an ounce of “self doubt”, to matter what he says, and it shows. He is a true lane-believer who is only using that self-doubt bullshit as a throwing stone against someone who has the cheek to just say things straight and call his crap out. And that is a tactic that we are going to see more and more in the near future: this bunch of lane-idiots have been for decades saying just about any kind of gibberish without any qualms and without anybody calling their bluff, but now that a growing number of cyclists are starting to see through the charade, they are compelled to resort to the “sectarian” and “fanatic” labels to try and shut down the dissent and to oppose the long trip back to reality that modern urban cycling so badly needs.

They are not going to get away with it any longer, of course. They have only winning this stupid game through absence of any players on the other side, but now that we are back on the field (and not even in full force yet), the score is already fixed.

As I told this guy, the bikelanist bullshit is over and the future is ours. Too bad that, to get to the future, we’ll have to clear the way of this kind of lobotomized infrastructure-junkies.

Txarli

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

More posts in english here.
Leer entrada completa | Make a Comment ( 4 so far )

El carrilbicismo como perversión moral.

Posted on 24 abril 2011. Filed under: Barcelona | Etiquetas: , , , |

Desde los tiempos de Moisés, los decálogos forman una parte vital de la cultura occidental-judeo-cristiana: parece que cada vez que alguien tiene que resumir algo muy muy muy importante (como la lista de pecados, je je je), el modo natural es ponerlo en un decálogo.

Los decálogos son muy interesantes porque señalan las prioridades del que lo escribe: normalmente, lo más importante se pone al principio… en el decálogo católico, por ejemplo, el primer mandamiento es “Amaraś a Dios sobre todas las cosas”: bastante comprensible, claro. El precepto de “No matarás” parece sólo un poquito más importante que el de “no fornicarás”, aunque quedan cosas raritas, como que aparentemente el “Santificar las fiestas” sea más importante que el “honrar a tu padre y a tu madre”. Son cosas que pasan con las ideologías y las religiones.

Hablando de ideologías y de religiones, el Carrilibicismo también tiene su decálogo. Lo ha publicado el Ayuntamiento de Barcelona en su “Guía de la bicicleta”:

[.]


… y resulta de lo más interesante:

[.]


Así que esas tenemos, chicos: lo importante es lo importante, y circular por el carril-bici es más importante que pararse en los semaforos en rojo, que no hacer maniobras peligrosas, que respetar la prioridad de los peatones, que llevar luces por la noche…

Joyitas, son estos chicos.

Txarli
[carril-Krusty]

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

Este menda es un buen ejemplo de la perversión moral del carrilbicismo. Estos son ejemplo de perversión intelectual.

Leer entrada completa | Make a Comment ( None so far )

“Por un carril-bici en Avilés, ya!!”

Posted on 9 enero 2011. Filed under: Aviles, Oviedo | Etiquetas: , , , , , , , , |

Ya se sabe: la inteligencia hay que cultivarla, pero la estupidez crece de manera espontánea. Un grupo en Feisbuk anda pidiendo “un carril-bici en Avilés, ya!!“. Lo de siempre, vaya. Su descripción de grupo no tiene desperdicio:

Image hosted by Photobucket.com

Con todas las obras que se han hecho en La Villa con ensanchamiento de las aceras de hasta el triple de la anchura original y seguimos sin un solo Km de carril bici en la ciudad.

Image hosted by Photobucket.com

Empezamos bien, ¿no? A estos chicos les parece mal que se amplie tanto las aceras y que no pongan carriles-bici, oiga usté. Indignados están. Los pibes son unos bigardos mas o menos de este porte:

[foto: masa carril-critica Avilés]

“¡Queremos un carrilbicíííto!”.

Como suele ocurrir con los carrilbicistas, estos chavalotes son un dechado de imaginación y de ideas claras: las noticias que siguen en su grupo en feisbuk son todas, sistemáticamente, de seguimiento de las obras de carriles-bici por la zona:

[pantallazo: carril-bici Avilés 1]

“¡Nos van a poner un carrilbicito!”.

[pantallazo: carril-bici Avilés 2]

“¡De verdad! ¡Nos van a poner un carrilbicito!”.

[pantallazo: carril-bici Avilés 3]

“¡Nos van a ampliar el carrilbicito!”.

[pantallazo: carril-bici Avilés 4]

“¡También ponen carrilbicitos por los alrededores!”.

Vamos: ya sabemos que son completamente mononeuronales, pero, así y todo, es que es para flipar.

Uno de los chicos de CiudadCiclista detectó el rollo y escribió una nota en el blog inusualmente apasionada para su estilo. Lo cual provocó una oleada de comentarios por parte de los carril-palurdos de Avilés, todos los cuales tenían un elemento en común: carecían absolutamente de sustancia. Puedes comprobarlo, amable lector, leyendo el hilo aquí. Esos cretinos parecen considerar que el tráfico de Avilés es peor que el de Madrid, aparte de concentrarse en hacerse pajas con las supuestas horribles condiciones en una sola vía que ponen como ejemplo (el Paseo de la Ria) queriendo creer que eso justifica (aunque fuese verdad) la exigencia de carriles-bici en Avilés así, en general y por las buenas.

Unos cretinos, en resumen, que consiguen demostrar en unas cuantas líneas que ni tienen base para su rollete carrilbicista ni entienden en lo más mínimo las implicaciones de lo que están pidiendo.

Entre tanto carril-idiotez, la parte cómica surgió cuando alguien, después de que el hilo de comentarios estuviese poniendo a las claras el ridículo de la carril-pandilla, decidió sepultar el hilo completo a base de comentarios incoherentes (aunque no sé si más incoherentes que los comentarios carrilbicistas normales, la verdad), que el filtro de spam captó a tiempo:

[pantallazo: carril-bici Avilés troll]

¡Oh maravilla! ¡Un imbécil mandando mensajes trolleros con la firma del tio Txarli!.

Acabemos, por fin, con otro puntazo, que muestra bastante bien el nivel de ignorancia supina que “disfrutan” estos idiotas. Esta es una foto de una chica que, a juzgar por los piropos que se lleva, debe ser la guapa del grupo:

[foto: cicleatona guapa guapa]

Una cicleatona guapa y risueña, alegrando la acera y bien dispuesta a arrojarse bajo las ruedas de un coche al primer despiste. Dado que sabemos que el casco no le serviría de nada en esa eventualidad, hay que pensar que lo lleva para protegerse en caso de choque con peatones.

Con todos estos avances en la carril-evolución, estos chicos, que están alerta a las nuevas circunstancias, han decidido adaptarse:

[pantallazo: carril-bici Avilés 4]

“¡Lo de “Un carril-bici para Avilés” se está quedando atrasado!”.

Estamos seguros de que ya sabemos cual es el nombre con el que van a “carril-modernizar” el grupo:

Image hosted by Photobucket.com

“DOS carriles-bici en Avilés, ya!!”

Image hosted by Photobucket.com

Y así: tienen hasta el infinito.

¡¡¡PAREN LAS MÁQUINAS!!! ¡¡¡NOTICIAS DE ÚLTIMA HORA!!! ¡Uno de esos jilipollas ha cogido uno de los textos en los que en CiudadCiclista nos burlábamos de un carril-vándalo y lo ha pegado en Feisbuk como si fuera el texto que nos define (y que, de forma más general, define la circulación integrada).

[pantallazo: carril-bici Avilés 4]

“Hay un grupo que quiere que vayais entre los coches para que los automovilistas os maten”.

¡¡¡RE-PAREN LAS MÁQUINAS!!! ¡¡¡NOTICIAS DE ÚLTIMÍSIMO MINUTO!!! ¡El grupo de Feisbuk de la vergüenza y el ridículo carrilbicista en Avilés ya no está visible! Probablemente quieren que sólo lean sus idioteces los que ya estén previamente de acuerdo con ellas…

http://www.facebook.com/group.php?gid=186307273349

En fin, esto es lo que hay. Este es el tipo de carril-mongólicos que va arrogándose la representación de los ciclistas urbanos y pidiendo carriles-bici, tanto en Avilés como en tantas sufridas ciudades de la Celtiberia. ¿Es sorprendente que el ciclismo urbano celtibérico esté en el estado lastimoso en el que está?

Txarli
[carril-Krusty]

CiudadCiclista | Lista de correo | Wiki CC

No están solos. Por Asturias hay algún otro carrilbicista que ya ya…

Leer entrada completa | Make a Comment ( 11 so far )

« Entradas anteriores

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...